Según EEUU, en Colombia hay más de 200 mil hectáreas de coca

El presidente de Colombia, Iván Duque, habla durante una audiencia en la Corte Constitucional en Bogotá. 7 de marzo de 2019. Courtesía de la Presidencia de Colombia/vía REUTERS. ATENCIÓN EDITORES - ESTA IMAGEN HA SIDO ENTREGADA POR UN TERCERO.

BOGOTÁ (Reuters) – Según Estados Unidos, el crecimiento de los cultivos de coca en Colombia llegó a más de 200.000 hectáreas en 2017, la mayor cifra en más de una década.

El gobierno de Iván Duque considera que una de las principales causas ha sido la prohibición del uso de herbicidas, por lo que pidió el jueves a la Corte Constitucional modificar la sentencia que prohíbe la fumigación aérea de cultivos de coca con glifosato.

Dijo que el Estado debe disponer de todas las herramientas para combatir la amenaza del narcotráfico.

El tribunal prohibió en 2017 fumigar con glifosato desde aviones los cultivos de coca -materia prima de la cocaína- por supuestos daños a la salud y al medio ambiente y condicionó la autorización a consultas previas con las comunidades. “La aspersión no puede dejar de ser considerada una herramienta efectiva. Nos hemos ido quedando sin las herramientas necesarias para enfrentar la más grande amenaza al orden constitucional”, dijo Duque en una audiencia en la Corte Constitucional. “Mi solicitud respetuosa es que haya una modulación de la sentencia que considere estas graves afectaciones al orden constitucional, al orden legal, al medio ambiente, a la seguridad territorial”, explicó.

Colombia, considerado como el primer productor mundial de cocaína, tiene una capacidad potencial para producir 1.379 toneladas métricas anuales, según las Naciones Unidas.

En los cultivos de hoja de coca y en la producción de cocaína están implicados, además del narcotráfico con nexos con carteles mexicanos, grupos armados ilegales, las FARC que no firmaron el acuerdo de paz, el Ejército de Liberación Nacional.

Duque informó que mientras con la erradicación manual se destruyen entre dos y tres hectáreas al día, con la fumigación aérea se eliminan entre 120 y 150 hectáreas diarias.

En la audiencia intervinieron ambientalistas y políticos que se oponen a la fumigación de cocales.