Venezuela: La negación como ideología

Raúl González

“La falsedad vuela, mientras la verdad se arrastra tras ella. Y llega tarde: como el médico que encuentra el remedio después de morir el paciente”. Jonathan Swift

Jonathan Swift escribió en su libro “El arte de la mentira política” una serie de consejos útiles para que los gobernantes logren que las mentiras se impongan y pasen a convertirse en verdades. La idea era crear una sociedad de mentirosos con el único fin del engaño político, si traemos a Swift al presente y lo llevamos a Venezuela vería que sus ideas se quedaron cortas al lado del régimen de Maduro.

Desde el dictador hasta el más simple funcionario del gobierno tienen como única misión interpretar y mostrar la realidad desde su óptica, asegurando que no es como se ve o como parece, y que por el contrario, es totalmente diferente.

Los regímenes de izquierda son expertos en esconder la verdad, viven en una eterna negación de lo evidente y son muy buenos para eludir sus responsabilidades inventando cualquier excusa risible para justificar sus propias falencias.

Para el gobierno de Maduro el apagón que afectó a toda Venezuela es culpa de un “golpe electromagnético” originado desde EE.UU en un macabro plan de Donald Trump por desestabilizar más a su gobierno.

Cualquiera con un poco de criterio se da cuenta que lo más probable es que se deba a la total ineficiencia en el mantenimiento del sistema de generación y distribución.

Como si no fueran pocos los problemas que padecen los ciudadanos venezolanos, sucedió este apagón que duró varios días en prácticamente todo el país. Aparentemente el problema fue resuelto pero el apagón originó sensación de inseguridad y caos, se dieron saqueos a lo largo del país y se afectó también el suministro de agua y gasolina. Una muestra más de la total ineficacia del régimen de Maduro.

Se dijo que fue un sabotaje, un “crimen de traición a la patria perpetrado con la finalidad de crear un estado de desesperación en la ciudadanía, todo con el fin de provocar una intervención militar de Estados Unidos y ocupar el país para hacerse con las riquezas petroleras”. Maduro ordenó abrir investigación contra Juan Guaidó en un intento por tapar a los verdaderos culpables de la crisis energética. Se sabe que el sistema eléctrico de Venezuela se encuentra en una situación ”vulnerable, frágil e inestable”, Maduro afirma que un ciberataque al Sistema de Control Automatizado de la Hidroeléctrica de Guri fue el causante de todo, pero no dijo que en esta hidroeléctrica el sistema de conteo no es digital, es totalmente analógico, lo que hace imposible  la idea de un ciberataque. Hay un deterioro de los sistemas debido al abandono en el mantenimiento de los mismos y, tarde o temprano tenía que suceder algo así, un colapso del sistema eléctrico por una infraestructura sin mantenimiento que se vuelve obsoleta.

Los padecimientos para el pueblo venezolano aumentan día a día y el régimen tiránico de Maduro no da un paso atrás, menos trata de enmendar sus errores, porque como buen izquierdista siempre está buscando echarle la culpa a otros en lugar de asumir sus responsabilidades. No se cansan de negar lo evidente.