ACTUALIZACIÓN – Guaidó exhorta a militares venezolanos a buscar salida de Maduro, estalla violencia

Manifestantes opositores se enfrentan a vehículos militares cerca de la base aérea "La Carlota" en Caracas, Venezuela, 30 de abril, 2019. REUTERS/Carlos Garcia Rawlins

CARACAS (Reuters) – El líder opositor de Venezuela Juan Guaidó llamó el martes a los militares a sumarse a sus intentos por lograr la salida del presidente Nicolás Maduro, desatando las protestas más violentas y extendidas desde 2017 en medio de una debacle económica.

Por varias horas, Guaidó, acompañado del dirigente Leopoldo López -que hasta ahora estaba bajo arresto domiciliario- estuvieron en una autopista frente a la base La Carlota de Caracas resistiendo junto a unos 70 soldados gases lacrimógenos de la Guardia Nacional, según testigos de Reuters, que incluso escucharon un breve pero intenso tiroteo.

“Hoy queda claro que Maduro no cuenta con la totalidad de la fuerza armada. Hoy la protesta sostenida es para que la familia militar se termine de sumar en esta causa”, dijo Guaidó al mediodía en una grabación divulgada por su oficina de prensa.

El gobierno dijo que el episodio fue un intento de golpe de estado por parte de un pequeño grupo de “traidores militares”.

Publicidad

“¡Nervios de Acero! He conversado con los Comandantes (…) del País, quienes me han manifestado su total lealtad al Pueblo, a la Constitución y a la Patria. Llamo a la máxima movilización popular para asegurar la victoria de la Paz. ¡Venceremos!”, escribió Maduro por Twitter.

Después de que Guaidó partió de la autopista, cientos de manifestantes, muchos encapuchados, lanzaban cócteles molotov y piedras hacia la base y eran repelidos con descargas de gas lacrimógeno. Tanquetas arrollaron a varios de ellos en medio del humo, mientras carros hidrantes intentaban dispersarlos.

Los choques habían generado al menos 78 heridos, tres de ellos por impactos de balas y el resto por balas de goma y golpes o afectados por los gases, pero ninguno de gravedad, de acuerdo con la doctora Maggia Santi, del departamento de Salud de la Alcaldía de Chacao, cercano a la base aérea.

El organismo no gubernamental de abogados Foro Penal dijo en su cuenta de Twitter que al menos 25 personas fueron detenidas en distintas ciudades del país.

En una aparición televisiva, el ministro de Defensa, Vladimir Padrino, aseguró que las fuerzas militares seguían respondiendo al orden constitucional. “Este hecho de violencia que atenta contra la paz y el sosiego de la ciudadanía por una parte ya ha sido derrotado”, dijo rodeado de generales.

Entrada la tarde, ni el opositor ni Maduro hicieron nuevas declaraciones.

Temprano el martes, el opositor había publicado un video en Twitter en el que apareció flanqueado de militares llamando a acabar con lo que llama una “usurpación” del poder por parte de Maduro, reelegido en mayo del 2018 en criticados comicios.

Maduro controla a la cúpula militar y a las instituciones.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia acusó a la oposición venezolana de recurrir a la violencia, en lo que calificó como un descarado intento por empujar a las fuerzas armadas del país a un enfrentamiento. “La oposición radical en Venezuela ha vuelto de nuevo a los métodos violentos de confrontación”, señaló.

MADURO PLANEABA PARTIR: POMPEO
Muchos gobiernos de la comunidad internacional han pedido a Maduro que abandone el poder, pero el mandatario asegura que sufre una guerra económica de la derecha con apoyo de Estados Unidos, al que acusa de querer apropiarse de las riquezas petroleras del país.

Guaidó, quien al frente del Parlamento desconoció a Maduro en enero y se proclamó presidente encargado del país con apoyo de diputados y de decenas de gobiernos, dijo que su llamado está apegado a la Constitución y defendía la lucha no violenta.

Después de convocar a los venezolanos a salir a las calles, Guaidó se dirigió a una plaza en el este de Caracas acompañado de un grupo de militares y del opositor López.

Por la tarde el canciller de Chile, Roberto Ampuero, confirmó en un mensaje de Twitter que López ingresó como huésped a la residencia del embajador chileno en Caracas junto a su esposa Lilian Tintori y su hija.

A su vez el portavoz de la presidencia de Brasil, general Otavio Rego Barros, confirmó en Brasilia que le fue otorgado el asilo a 25 militares venezolanos, entre soldados y tenientes, que ingresaron a la embajada del país en Caracas, pero no dio detalles si eran del grupo de uniformados que acompañó a Guaidó.

Cerca del palacio de gobierno, menos de 500 personas estaban concentradas frente a una tarima y bailaban, según testigos de Reuters. Diosdado Cabello, el segundo hombre fuerte del chavismo, dio un discurso ante los seguidores oficialistas.

Maduro no apareció en ningún acto público el martes.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, dijo en una entrevista con CNN que tenía información de que Maduro estaba preparado para salir del país el martes por la mañana hacia La Habana.

“Tenían un avión en la pista. Estaba listo para partir esta mañana, según sabemos. Los rusos le indicaron que debía quedarse”, dijo Pompeo.

MALESTAR EN EL INTERIOR DEL PAÍS
Un video en redes sociales mostró a decenas de venezolanos ondeando banderas y cantando el himno nacional frente a un cuartel militar en el estado de Zulia.

“De verdad la situación es complicada. No tenemos medicinas, mi familia se ha tenido que ir del país”, señaló Carolina Lobo desde la ciudad de Valencia, al centro del país donde uniformados lanzaban gases a manifestantes.

En San Cristóbal, cerca de la frontera con Colombia, los grupos se estaban organizando para manifestar. “Hoy estamos sintiendo que la sangre nos hierve como venezolanos, es ahora o nunca”, gritaba Zoraya Lugo, de 60 años, en una concentración.

La mayoría de gobiernos de América Latina respaldó el llamado de Guaidó a sumar esfuerzos para poner fin a la presidencia de Maduro, liderados por la OEA y el Grupo de Lima, mientras que México reiteró la necesidad de buscar una salida pacífica a la crisis.

Reporte adicional de Corina Pons, Deisy Buitrago, Mayela Armas y Shaylim Valderrama en Caracas; Tibisay Romero en Valencia; Anggy Polanco en San Cristóbal; Issac Urrutia en Maracaibo; Matt Spetalnick en Washington; Fabián Andrés Cambero en Santiago y Anthony Boadle en Brasilia. Editado por Marion Giraldo, Carlos Serrano y Pablo Garibian