Datos sobre comercio y servicios develan ralentización económica en EEUU

WASHINGTON (Reuters) – El déficit comercial de Estados Unidos saltó en mayo a un techo de cinco meses por un aumento de las importaciones, posiblemente debido a que las empresas se rebastecieron antes de la entrada en vigencia de más aranceles sobre los productos chinos, lo que eclipsó un alza de las exportaciones.

El déficit comercial más amplio revelado por el Departamento del Comercio el miércoles se suma a la debilidad de los bienes raíces, las manufacturas, la inversión empresarial y al moderado gasto de los consumidores, lo que sugiere que el crecimiento económico se ralentizó en el segundo trimestre.

El mercado laboral también parece estar perdiendo impulso, ya que los empleadores privados crearon menos posiciones de lo esperado, según el reporte de junio. Las noticias sobre el vasto sector de servicios también fueron decepcionantes.

La brecha comercial se profundizó en un 8,4% a 55.500 millones de dólares. El dato de abril fue revisado para indicar un déficit de 51.200 millones de dólares en relación a la cifra reportada previamente de 50.800 millones de dólares. Economistas encuestados por Reuters habían estimado un saldo comercial negativo de 54.000 millones de dólares en mayo.

El déficit comercial de productos con China, un punto clave en la agenda del presidente Donald Trump, se ensanchó un 12,2%, a 30.200 millones de dólares, mientras que las importaciones se incrementaron un 12,8%. En mayo, el total de compras estadounidenses al exterior escaló 4% a 217.000 millones de dólares.

Publicidad

Las exportaciones ascendieron un 2,8% a 140.800 millones de dólares. Los envíos de bienes de consumo se elevaron en 800 millones de dólares y los embarques de soja anotaron un alza de 700 millones de dólares. Al final, el comercio aportó 0,94 puntos porcentuales al crecimiento anualizado de 3,4% en el primer trimestre.

Para el periodo abril-junio, la Reserva Federal de Atlanta prevé una expansión del PIB de 1,5% a tasa anualizada.

En otro informe el miércoles, la firma ADP indicó que las nóminas privadas aumentaron en 102.000 en junio, acelerándose desde la creación de 41.000 posiciones en mayo. El dato estuvo muy por debajo de las expectativas del mercado de un aumento de 140.000 puestos de trabajo.

El informe de ADP sugiere un repunte moderado en el componente privado que integra el reporte nacional de empleo que será divulgado el viernes. Aunque las contrataciones se están desacelerando, los empleadores retienen a sus trabajadores.

Otro dato emitido por el Departamento del Trabajo mostró que los pedidos iniciales de subsidios por desempleo bajaron en 8.000 a una cifra desestacionalizada de 221.000 en la semana finalizada el 29 de junio. Los economistas encuestados esperaban un declive a 223.000 solicitudes.

En tanto, un cuarto reporte, esta vez publicado por el Instituto de Gerencia y Abastecimiento (ISM), sostuvo que el índice de actividad no manufacturera bajó a 55,1 en junio, su menor nivel desde julio del 2017, en relación a la lectura de 56,9 en mayo.

Una medición por encima de 50 indica expansión en el sector, que representa más de dos tercios de la actividad económica.

El ISM dijo que “existe un grado de incertidumbre relacionada al comercio y los aranceles”. El retroceso de junio en la industria de servicios reflejó descensos en los subindicadores de producción, nuevas órdenes y empleo.