Déficit de vivienda (III parte)

Giovani Rocio

Lima, para no expandirme muy lejos, según el último censo del 2015, crece a razón de 100 mil habitantes por año. (Esto sin tomar en cuenta la migración venezolana que desde el 2014 a la fecha bordea el millón).

Grandes urbanistas establecen que para el 2040 no encontraremos más suelo urbano en Lima, como bien señala el maestro Jorge Ruiz de Somocursio, y repito la isografía de mi último artículo.

Por otro lado encontramos, que Kuroiwa -quizás la más importante e imponente autoridad en temas de desastres-, establece cifras alarmantes, en el caso de que Lima y Dios no quiera el centro de Lima o el borde costero del Callao, sea epicentro de un sismo, pues encontraríamos cerca de 100 mil viviendas no mitiglables -vale decir que sí o sí se caen- y 200 mil viviendas mitigables, es decir que pueden ser salvadas. El programa Mejoramiento de Barrio, así como usted lo lee, devuelve dinero, no solo por inacción del Ministerio de Vivienda y Construcción, sino también porque esto debe pasar por Alcaldes inexpertos.

Por otra parte, anualmente Lima suma a la PEA (Población Económicamente Activa) un importante número de personas, ya sea desde los egresados de las maestrías y doctorados, que nunca han trabajado (y esto es la punta del iceberg) o los muchachos que no solo no entraron a un Instituto y menos a la Universidad, porque si terminaron el colegio es bastante.

Mis amigos de Capeco, tan mentados en los escándalos de Odebrecht y el Club de la Construcción , deberían pensar seriamente en iniciar una Iniciativa Público Privada para un instituto que forme diversos especialistas en construcción.

La salida de los impecables ministros, ambos técnicos, es un duro revés en el esfuerzo de la generación de suelo. Jorge Arevalo, era un lujo, lo mismo que José Girau que debe continuar a cargo de la Dirección Nacional de Vivienda.

En el último master plan (no aprobado aún) se establecen zonas de amortiguamiento poblacional en Cañete y Huaral-Huacho. Ojo, ambos con ríos con flujo de caudales, tres veces mayores al del río Rimac y a diferencia que el Rimac, que solo tiene agua 3 meses, el río Cañete tiene 3 veces más agua y todo el año.

Ojalá este humilde espacio, llegue a más personas y se ponga en agenda.