Agoniza la República

Valentín Gazzani

Aquella República independiente proclamada así por el General José de San Martín en 1821, en la práctica y ante el mundo, está llegando al final de su existencia como tal, y no por acción extranjera sino por mano propia, por la cobardía, la mediocridad, y la ineptitud de sus dirigentes políticos (porque no son líderes excepto Alan García) de estos primeros 19 años del siglo XXI. Han heredado dos catástrofes: el espíritu y la falta de patriotismo de los consignatarios del guano. Claro que en estos casi 200 años de existencia han insurgido en su historia personajes que se contraponen a eso por ser la excepción: los que pelearon sin tropa ni equipo militar contra Colombia, (La Mar – 1829) o contra Chile en igual situación (1879-83) o contra Sendero Luminoso y MRTA (1974-1992). Sacrificaron ante la envidia a sus mejores hijos que resucitaron al país en diferentes ocasiones: Balta, Leguía, Benavides-el mariscal – Odría y Fujimori, cuyas acciones he reseñado en diferentes oportunidades.
La otra catástrofe que han heredado es ser atentos con sus propios intereses antes que con los requerimientos y necesidades del pueblo y del propio desarrollo y engrandecimiento del país, tal cual lo hicieron los líderes nacionales del Tahuantinsuyo con sus 4000 kilómetros de extensión conquistados A PIE ( no tenían carretas ni animales de carga o de guerra) y luego los del virreinato que llevaron la extensión geográfica del Perú, hasta los cofines de Sudamérica – por el norte hasta Venezuela, por el sur hasta Argentina y Chile de hoy en día.
El disparate político que estamos viviendo tiene origen en la creación y fundamentación de la izquierda marxista propiciado por el gobierno marxistoide del General socialista Velasco Alvarado y su grey que niveló – o por lo menos lo intentó – a la comunidad peruana hacia abajo, hacia el desastre, en cuyo momento se fundó el grupo criminal Sendero Luminoso (vean su historia sesgada en el museo LUM, nada menos que en Miraflores). Luego vinieron los gobiernos civiles de Belaunde y Alan García I en los que SL desató el asalto criminal contra el Estado peruano el cual fue abatido y derrotado por el gobierno del presidente Fujimori (década 1990-2000) resurgiendo para desarrollar su venganza a partir del 2000 (Paniagua – García Sayán – Gorriti) hasta la fecha. El comunismo está enquistado en TODAS esferas del poder: político, económico y social sin oposición pues su estrategia se basa en la ignorancia y dejadez de sus opositores y del pueblo. Será que al tercer ataque (en el tiempo) están por lograr su objetivo: la conquista del todo el poder por los marxistas ateos. Si obtienen la victoria será el último capítulo de 600 años de historia (1438 derrota final de los aymaras por el inca quechua Pachacútec) hasta la derrota del SL en la década de 1990 y el surgimiento de la República popular comunista del Perú.