Tesoro evalúa emisión de notas ultralargas

Foto de archivo. El Departamento del Tesoro de Estados Unidos en Washington. 6 de agosto de 2018. REUTERS/Brian Snyder.

NUEVA YORK (Reuters) – El retorno de los bonos estadounidenses subía el lunes y la curva de rendimiento se aplanaba después de que el Departamento del Tesoro dijo el viernes que está evaluando el interés del mercado en la emisión de deuda nueva ultralarga, y ante la mejora del apetito por el riesgo.

El Tesoro dijo que quiere “refrescar su comprensión del apetito del mercado” para los bonos con vencimiento en 50 o 100 años. La declaración se conoció después de que el retorno de las notas a 30 años cayó a récords mínimos la semana pasada por preocupaciones sobre una desaceleración de la economía.

No es la primera vez que Estados Unidos estudia emitir bonos ultralargos, pero la idea fue desechada en 2017 por la Comisión Asesora de Préstamos del Tesoro, un grupo de bancos e inversores que aconseja sobre la estrategia de deuda. En su momento, la comisión dijo que no hay “evidencias de una demanda fuerte o sostenible de vencimientos más allá de los 30 años”.

La reforma de las tasas de interés en China y esperanzas de un estímulo fiscal en Alemania mejoraban el apetito por el riesgo el lunes y reducían la demanda de deuda estadounidense, considerada un activo seguro.

Publicidad

Se espera que los bancos centrales mundiales adopten políticas monetarias cada vez más expansivas ante el empeoramiento de los datos económicos.

No obstante, ahora que gran parte del mercado de bonos gubernamentales europeos está ofreciendo rendimientos negativos, existe el temor a que los bancos centrales se hayan quedado sin munición y que los gobiernos deban recurrir a estímulos fiscales para impulsar a sus economías.

Los analistas creen que la Reserva Federal bajará sus tasas de interés en septiembre. Su presidente, Jerome Powell, ofrecerá el viernes un esperado discurso en el simposio económico que celebra la Fed en Jackson Hole, Wyoming.

Las notas referenciales a 10 años bajaban a 21/32 en precio, rindiendo al 1,611%, alejándose del mínimo de tres años del 1,475% tocado el jueves.

La curva de rendimiento entre los papeles a dos y 10 años se empinó a 9 puntos básicos. Este indicador se invirtió el miércoles por vez primera desde 2007, adelantando una posible recesión en uno o dos años.