El 118°, cumplir la Constitución

Sergio Tapia

El presidente Vizcarra, es un funcionario del Estado tal como lo establece el artículo 425 del Código Penal. Y el primer deber que le impone la Constitución al Presidente de la República es “cumplir con la Constitución”, así está escrito en el artículo 118.

¿Qué es, para un presidente de la república,  “cumplir con la Constitución”? Parece que es difícil de entender, y no lo es. Parece que es difícil de practicar, pero tampoco lo es. Eso sí, siempre y cuando el presidente esté debidamente adornado de elementales virtudes cívicas.

No ha sido fácil acertar para dar inicio al siglo XXI, pues la lista de presidentes a partir del 2001 deja bastante que desear desde las dimensiones de la legitimidad y la legalidad del ejercicio del poder: Paniagua, Toledo, una excepción porque lo hizo bien fue García, Humala, Kuczynski/Vizcarra. En ellos, la línea vertebral es nítida e inocultable, venimos soportando 19 años de

La continua ocupación ideo-política socialista-marxista con mezclas de hedonismo/relativista. A quienes nos hemos acostumbrando a llamarles “caviares”, un sobrenombre que genera el ocultamiento de la verdadera identidad, y que soslaya la meta-cultura del adversario político y del enemigo moral de la Nación.

No nos extraña haber leído durante la semana la inocultable debacle educacional, que muy bien sustenta y denuncia Janice Seinfeld, en su investigación analítica “Educación de Guerra”. Así denomina la causa que explica la caída de todos los índices del nivel educativo peruano en el 2016-2018 comparado al 2014: Porque, solo un país destrozado por la guerra, podría exhibir cifras tan aterradoras como las que exhibe el Perú (sin guerra material, pero con destrucción ideológica/moral).

Y aun así, la ya deslucida Ministra de Educación, insiste que su Ministerio es el “ente rector” de la Educación. Esta afirmación es enteramente inconstitucional, contraría el artículo 16° que prescribe “El Estado coordina la política educativa. Formula los lineamientos generales de los planes de estudio”. Ninguna rectoría ejerce ella.

De mejor raigambre constitucional y será de mayor provecho para los derechos ciudadanos, el proyecto de ley de la congresista Sonia Echevarría de la bancada Acción Republicana, propuesto para garantizar la vigilancia de los padres de familia sobre los textos escolares que elabora el MINEDU y que desde hace tres años están bajo escrutinio y son objeto de escándalo y denuncias: Errores científicos, desadaptación pedagógica y moral, distorsión de la Historia e Identidad Nacional.

Nuestros fundadores de la República, hace dos siglos, lograron entre batallas militares y guerras ideológicas, poner en marcha las instituciones republicanas de las que hemos gozado a lo largo de dos centurias. Las celebraciones del bicentenario nos encuentran en nuevas luchas, que recrean las circunstancias para afianzar lo fundado hace dos siglos; cuidando del talante republicano peruano, fiel a su identidad y tradición histórica como Nación, y como pueblo que mira con buen afán el derrotero hacia una sociedad que reconozca que su fin supremo es servir a la realización de las personas, de toda condición y en todas las etapas de su desarrollo desde la concepción hasta su muerte natural; respetando a la sociedad familiar formada por el matrimonio entre varón y mujer, que ha de ser promovido siempre. Así honraremos nuestro primer artículo constitucional: el fin supremo de la sociedad y del Estado es el ser humano, la persona.