Decenas de miles de argentinos marchan contra Macri en medio de crisis

Una mujer participa de una protesta contra las medidas económicas del gobierno en Buenos Aires, Argentina. 4 de septiembre de 2019. REUTERS/Agustin Marcarián.

BUENOS AIRES (Reuters) – Una multitudinaria manifestación contra el presidente neoliberal Mauricio Macri copó el centro de Buenos Aires, en reclamo de mejores salarios y de ayuda en alimentos para los más afectados por la aguda crisis económica que sacude a Argentina.

Partidos de izquierda y organizaciones que nuclean desocupados obstruyeron con banderas y pancartas la ancha avenida 9 de Julio y, tras pasar por el emblemático obelisco, llegaron al Congreso de la nación.

“Entendemos que tienen que desarrollar medidas de emergencia y de la misma manera que han actuado para poder mantener satisfecho al FMI, a la banca nacional y a los sectores especuladores, pedimos que reaccionen ante esta avanzada de la crisis para con los sectores más golpeados”, dijo a Reuters Damaries Rolón, una manifestante de 41 años.

La manifestación tenía lugar en medio de un agravamiento de la crisis que sufre Argentina, luego de que el derrumbe del peso producido en agosto disparara las expectativas de inflación para 2019 al 55%, según un sondeo del banco central, lo que se espera que ahonde la pobreza.

En 2018, cuando aparecieron los primeros síntomas de los problemas financieros, el país obtuvo un crédito del FMI por 57.000 millones de dólares para lidiar con la escasez de capitales, en medio de una recesión y una ya alta inflación.

Pero las dificultades se agravaron en agosto tras la aplastante derrota que sufrió Macri en las elecciones primarias frente a la oposición peronista de centroizquierda, que dejó al candidato preferido por los mercados prácticamente sin chances de ser reelecto en los comicios de octubre.

El temor de los inversores a que el peronista Alberto Fernández reinstale amplias regulaciones sobre la economía -como aplicó su compañera de fórmula, Cristina Fernández de Kirchner, durante su gestión- generó incertidumbre en los mercados.

“Con la inflación en alza lamentablemente para muchas familias se les va a hacer cada vez más difícil llegar a fin de mes (por los bajos sueldos). Nuestro foco es poder llevarles alivio día a día”, dijo Macri durante un evento empresarial.

Mientras la pobreza crece y ya afecta a más de un tercio de la población, según algunos estudios, los docentes argentinos anunciaron una huelga general para el jueves, en otro foco de conflicto para el Gobierno.

“¿Cuánto tiempo más tenemos que esperar? ¿Cuántos trabajadores más perderán su trabajo?”, se preguntaba Eduardo Murúa, un empleado de 57 años que se encadenó a las rejas del banco central con un cartel que decía “Fuera Macri, ya”.

DUDAS FINANCIERAS
Tras el anuncio de controles cambiarios el fin de semana, los temores de los argentinos a una crisis bancaria recrudecieron, aunque los mercados financieros locales dejaron de derrumbarse esta semana para mostrar altibajos.

El peso argentino apenas perdía un 0,07% el miércoles a 56,02 unidades por dólar, tras avanzar un 5,4% el martes, aunque acumula un derrumbe cercano al 19% desde las primarias.

El riesgo país, en tanto, caía 184 unidades a 2.339 puntos básicos y la bolsa de Buenos Aires se disparaba un 6,94% por compras de oportunidad, contra la abrupta caída del 11,9% en la víspera.

“Ellos (el Gobierno de Argentina) dieron un paso muy bueno durante el fin de semana cuando anunciaron los controles de capital, pero deben abordar sus problemas simultáneamente”, dijo Carlos Abadi, director de la consultora financiera Decision Boundaries, en Nueva York.

“También necesitan ingeniería financiera para abordar los diferenciales de crédito muy elevados. Eso evitará que esta crisis financiera se degenere en una crisis económica que podría resultar en una caída del PIB del 7-10% en el próximo año y medio a dos años”, añadió.

Reporte de Nicolás Misculin, Reportes adicionales de Jorge Otaola, Walter Bianchi, Miguel Lo Bianco y Marc Jones, Editado por Manuel Farías