¿Cuál es el principal problema del país?

Corrupción, inseguridad y pobreza, los tres principales problemas del Perú
Aníbal Sánchez

Hay un aspecto, por demás importante, que no debemos dejar de examinar, es conocer cómo piensan los ciudadanos, cómo perciben la realidad cotidiana, cuál su percepción sobre el principal problema del país. Cuál es, y cuáles son los principales problemas que afectan a las mayorías. Pregunta que se hacen todos los interesados, principalmente los políticos, los que toman decisiones de gobierno a nivel nacional, regional y local, los que estudian sociológicamente la realidad, los medios de comunicación, en realidad todos los que quieren acercarse al sentimiento mayoritario de los peruanos.

Para ello, se recurre a lo que señalan las encuestas de opinión. Lo importante es saber que en el país tenemos, a disposición de todos, una gran encuesta, de calidad y premiada internacionalmente por el Banco Mundial, la Encuesta Nacional de Hogares (ENAHO), dirigida a una muestra de más de 36 mil hogares, que tiene un módulo de investigación de la percepción ciudadana sobre Gobernabilidad, Democracia y Confianza en las Instituciones, módulo que arroja continuamente datos sobre la percepción de los peruanas y peruanos, de 18 y más años de edad, sobre diversos tópicos, uno de ellos referido a cuál es el principal problema del país.

Que importante que tengamos esta investigación tan potente. Sus últimos resultados publicados, al primer semestre del año 2019, indican que el principal problema del país es la corrupción, en una opinión generalizada. Por tanto plantea retos enormes por menguarla, por llevarla a su mínima expresión, porque es muy difícil eliminarla totalmente. No siempre fue así, hace diez años atrás los peruanos señalaban que el principal problema ciudadano era la pobreza, la falta de empleo o la mala educación. Ahora, la mayoría de peruanos y peruanas, el 63,7% de ellos/as, señalan que la corrupción es el principal problema del país, y no es para menos, nuestras principales autoridades, a todo nivel, o están investigados o están intervenidos por delitos de corrupción. Este problema ciudadano a desplazado a la delincuencia en ranking, hace dos años atrás, la delincuencia era el principal problema ciudadano.

A junio 2019, el segundo gran problema es la delincuencia así lo señalan el 40,0% de los peruanos a nivel nacional, lo que va de la mano con una alta sensación de inseguridad, el 86,0% de pobladores se sienten inseguros, gran parte de ella motivada por hechos reales que sufren, que se dan, pero también bombardeados de violencia que ven cotidianamente, en esa sobre carga comunicativa que impacta día a día la mente de los peruanos. Relegado a un tercer lugar como problema ciudadano, la pobreza, así lo percibe el 19,9% de los peruanos y peruanas, en cuarto lugar la falta de empleo, lo señala el 12,6% de ellos, muchos peruanos, especialmente los más jóvenes buscando trabajo y no encontrarlo con gran desazón. Por ello, son valiosos los resultados de la encuesta que continuamente ejecuta el INEI, por que nos indica que debemos implementar medidas de diversa índole para amenguar el clamor ciudadano.

La corrupción sigue destacando pues, como el principal problema del país, comparado las cifras con el mismo periodo del año anterior. En efecto, en el semestre móvil correspondiente al período Enero- Junio 2018, la corrupción fue percibida por la población como el principal problema (55,1%) y en el presente semestre móvil Enero – Junio 2019 esta preocupación se ha acentuado como principal problema, aumentando en 8,5 puntos porcentuales (63,7%) para el país. A ello se agrega la corrupción menor, el cobro de regalos, propinas, sobornos y coimas por parte de un funcionario por el uso de los servicios del Estado, que es una forma de corrupción de las muchas existentes, la de “menudeo” que involucra al funcionario, encargado de atención de los servicios. Según la encuesta, en el semestre de estudio, el 3,3% de los hogares investigados, reportaron que a algún miembro de su hogar le solicitaron “un pago extra” al realizar gestiones o demandar servicios en las entidades públicas. La región Lima y la Provincia de Lima reportaron los más altos porcentajes en “pagos extras” de 9,2% y 7,7% respectivamente, en tanto que en Cajamarca el 0,8% de los hogares, declaró esta situación. No es pues de extrañar la percepción de corrupción, incluso cuando principales autoridades regionales o municipales, están intervenidas o en situación de fuga.

En todas las sociedades y en todas las épocas la corrupción siempre ha estado presente, en distinta magnitud, pero presente. Incluso en el Perú, ha tenido oleajes impactantes en nuestra vida republicana y muy actual, con episodios de corrupción de lo más denigrantes. Cuyos impactos sociales y económicos han sido muy dañinos, como en los finales de la década pasada, donde un hábil y oscuro personaje compraba conciencias y voluntades, o ahora presos todos los peruanos de una generalizada forma de corrupción que se haya visto, ligado a una importantísima actividad, la construcción, donde una o varias empresas, regaron cientos de miles de millones de dólares comprando beneficios de funcionarios de turno, indistintamente del color político, incluso varios ex presidentes.

Los datos son importantes para tomarle el pulso a esta difícil circunstancia o gran problema, que debemos sacudirlo permanentemente, porque la corrupción se va metamorfoseando continuamente.

No, nos descuidemos.