Narcos ahora siembran y procesan coca en Guatemala: autoridades

Agentes de la Policía Nacional Civil de Guatemala durante un operativo para desmantelar un laboratorio de procesamiento de coca en Izabal, Guatemala. 19 de septiembre de 2019. Policía Nacional Civil

CIUDAD DE GUATEMALA, 19 sep (Reuters) – Guatemala pasó de ser un país de tránsito de droga a uno de cultivo, dijo su ministro de Gobernación, luego de recientes hallazgos de plantaciones de hoja de coca y laboratorios para su procesamiento en las zonas montañosas del país centroamericano.

Hace casi un año, Reuters reportó que zonas aisladas de Guatemala, y de su vecino Honduras, estaban siendo utilizadas por narcotraficantes para probar las condiciones de la tierra y clima para luego empezar a cultivar y procesar coca.

En 2018, policías guatemaltecos descubrieron una recóndita plantación de hoja de coca de casi una hectárea y un laboratorio para procesarla. Fue el primer hallazgo de este tipo en el país.

Publicidad

El miércoles, el ministro de Gobernación, Enrique Degenhart, aseguró que en días recientes hallaron dos instalaciones más en el departamento Izabal, en el noreste del país, una zona que se encuentra actualmente bajo estado de sitio, luego de que presuntos narcos asesinaron a tres militares.

“Esto pone a Guatemala en una situación completamente diferente. No sólo somos un país de tránsito. A raíz del hallazgo de estos narcolaboratorios y de los diferentes acres o manzanas sembradas con la hoja de coca, Guatemala ahora se convierte en un productor de cocaína”, dijo Degenhart.

“Estamos (…) trabajando una estrategia muy fuerte con autoridades antinarcóticas de Estados Unidos porque ya es un escenario totalmente diferente”, agregó la autoridad en rueda de prensa sin dar mayores detalles.

El Ejército informó el jueves que había encontrado otras dos plantaciones y viveros con sembradíos ilícitos, “muy probable plantas de coca”, en el departamento Petén, ubicado en la frontera con México.

Por condiciones climáticas, la hoja de coca ha sido sembrada principalmente en Bolivia, Colombia y Perú, los mayores productores de cocaína del mundo.

Sin embargo, según autoridades y especialistas entrevistados por Reuters, los narcos buscan convertir a Centroamérica en una región productora de cocaína para traficar a Estados Unidos y Europa, reduciendo la compleja y costosa logística de hacerlo desde Sudamérica.

La Policía dijo que halló casi 1.3 millones de arbustos de coca en Livingston, un municipio en las costas del Caribe, y El Estor, con acceso al mar a través del lago de Izabal. En el primer descubrimiento, en mayo de 2018, se encontraron 75,000 arbustos de coca en casi una hectárea.

“Las plantaciones estaban en un área montañosa donde había que caminar tres horas a pie para llegar”, dijo Jorge Aguilar, vocero policial, sobre el reciente descubrimiento. Además, se destruyeron plantas de marihuana, dos pistas de aterrizaje clandestinas y dos narcolaboratorios y se incautaron armas y vehículos.

A pesar de que las hectáreas de hoja de coca halladas en Guatemala y Honduras desde 2017 aún están muy lejos de las 208,000 hectáreas que se cultivaron en Colombia el año pasado, analistas creen que las condiciones de la región -de difícil acceso y sin presencia de la fuerza pública- la hacen propicia para que los narcos la conviertan en su próxima finca.

La Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), un organismo dependiente de la ONU al que el saliente mandatario Jimmy Morales no le renovó su mandato, develó las cercanas relaciones entre políticos locales y narcos.

Reporte de Sofía Menchú; Escrito por Diego Oré