Vizcarra en sus “horas locas”

Sergio Tapia

La fiesta democrática, como por algunos suelen llamar a los actos electorales, será próximamente una “hora loca” si se consuman las elecciones inconstitucionalmente convocadas por el expresidente Martín Vizcarra, quien aún ejerce la función de puro macho, alineándose el Perú tras la senda del gobierno tipo Maduro, que desbasta inmisericordemente al rico país petrolero de Venezuela.

Como ciudadano tomo nota del Pronunciamiento “En Defensa del Orden Democrático”, del 30 de setiembre, por el que el Defensor del Pueblo “considera su deber señalar lo siguiente: (…) 3. (…) el Presidente de la República ante la elección de un magistrado del Tribunal Constitucional, tomó la decisión de disolver el Congreso de la República sobre la base de interpretar que se ha denegado en los hechos la cuestión de confianza solicitada respecto de su proyecto de ley presentado. En opinión de la Defensoría del Pueblo dicha interpretación se aleja de la Constitución.”

¿Cuál es la importancia de la Defensoría del Pueblo? Es el órgano autónomo de los poderes del estado, encargado de defender los derechos constitucionales y fundamentales de la persona y la sociedad. Y, como supervisor del cumplimiento de los deberes del Presidente de la República, lo ha reprochado por haber disuelto el Congreso.

Ese Pronunciamiento del Defensor del Pueblo, es un jaque mate a la jugada política presidencial contra el Congreso. Pronunciamiento que hay que darle el crédito y la valorización jurídica y republicana que amerita. Y, como ciudadano debo recoger ese reproche al ex-presidente Vizcarra, para sostener con suficiente fundamento que el ingeniero Vizcarra ha incurrido en infracción constitucional.

Como abogado, leo la advertencia de la Decana del Colegio de Abogados de Lima, del 30 de setiembre, quien expresa que “3. Cerrar el Congreso de la República (…), constituiría el quiebre de nuestra democracia y acarrearía la responsabilidad del caso a sus impulsores.”

Y, observo que han llegado horas graves para nuestra República, pues, la Decana de los abogados de Lima expresa que la democracia ha sido rota con por la decisión presidencial de cerrar el Congreso. Lo que es sumamente grave, para el Estado de Derecho, para el sistema republicano y democrático de gobierno.

El ex-presidente Vizcarra ha hecho uso malévolo de su influencia ante los altos mandos de las FFAA, haciéndolos deliberar, de tal manera que el Pronunciamiento del Ministerio de Defensa, el Comando Conjunto y los tres institutos armados, quebranta el artículo 169 de la Constitución que no subordina a las FFAA al Presidente de la República, sino “al poder constitucional”. Por tanto, al emitir ese Pronunciamiento del 30 de setiembre, las altas autoridades de las FFAA han incurrido en infracción constitucional por desconocer el poder constitucional que reposa en el Congreso de la República.

En las fiestas la hora loca es la euforia. En estas “horas locas” que transita la Sociedad Peruana, no es extraña la invasión desenfrenada de las operaciones revolucionarias de las izquierdas marxistas, para copar el poder de la República. Son horas locas de exageración primitiva, de aquellas que sólo puede suscitar la tiranía política desenfrenada. Quedamos, las personas y la sociedad expuestos a las consecuencias del golpe de estado de modelo comunista gramsciano, en el que la política no se torna en guerra civil ni revoluciones violentas, sino en psicopolítica y en confrontación jurídica en sí misma considerada una nueva arma cultural.

Debemos los ciudadanos y los abogados, evitar la quiebra de la democracia y superar el alejamiento de la Constitución, promoviendo toda acción recta, justa y eficaz para obtener la derogatoria del Decreto Supremo N° 165-2019-PCM que contiene tres decisiones deformadoras del modelo republicano de gobierno: (1) Cierra el Congreso, aunque se diga que es disolución; (2) Revoca el mandato parlamentario, y (3) Convoca a ilegítimas elecciones para un nuevo Parlamento, el domingo 26 de enero.