Perú 2021 – III

Ramiro F. Prialé

Hace unos meses estuvimos en Atenas. Visitando el Partenón que domina la ciudad, entendimos por qué esta construcción de mediados del siglo V a.C fue un símbolo del poder, la riqueza y la elevada cultura de ateniense pero en particular, por qué fue la cuna de la democracia: el ideal de gobierno del pueblo que se estableció en Grecia como un sistema político, cuando se construyó el Partenón.

Era una democracia de plaza, para un tamaño de población muy diferente, pero que hacía del consenso social el núcleo de la democracia, ese ideal perennizado en las palabras de Abraham Lincoln como “Un gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo”.

Hoy gracias a la tecnología estamos ad portas de rescatar el ideal del consenso social ciudadano y recuperar la credibilidad del contrato social, en las leyes de un Estado de Derecho y el ejercicio del poder político de representación que ha hecho crisis no solo en Perú.

Nuestra tercera propuesta disruptiva es el desarrollo de una democracia que realmente permita que la voz del pueblo sea escuchada. Votar a ciegas por representantes con agendas propias, cuasi prófugos de la justicia que buscan asilo en la política, no va más.

Planteamos la aplicación de una democracia plebiscitaria en adición a la de representación. Una que incorpore la consulta popular, los cabildos abiertos y la participación popular en la búsqueda de acuerdos y convergencia sobre los temas que nos atañen como colectivo y como nación.

Para ellos proponemos la utilización de una plataforma de consenso social realizada sobre tecnología Blockchain. Hemos referido sus características en varios artículos previos. La plataforma de consenso social permite de manera transparente y directa que se discutan problemas de una comunidad, colectivo social, regiones, gobiernos locales e incluso todo el país, para plantear los temas trascendentes, que tienen significado y prioridad para la comunidad.

La amplitud de su uso se enmarca en los derechos ciudadanos de participación definidos por la Ley 26300 y el artículo 31 de la Constitución Política del Perú. La cantidad de participantes para validar una iniciativa popular está definida por el RESOLUCIÓN Nº 0054-2019-JNE

¿Por qué es importante una plataforma de consenso social? Porque una ley necesaria,  un proyecto social, de servicios o de infraestructura ya no dependerá de la voluntad de una autoridad de paso, de un congresista que no cumple con su mandato, de un alcalde que está comenzando su periodo y no quiere ejecutar nada de lo que hizo el anterior. Se tratará de un referéndum popular que ha priorizado por mayoría la necesidad de la población y por ende, no puede ser ignorado sin consecuencias políticas.

La naturaleza de la tecnología utilizada hace posible que se voten consensos en línea de manera organizada, estructurada y en particular auditable. Sin anforazos,  autoridades cuestionadas ni conteos amañados. Todos los requerimientos técnicos, incluso el marco legal pertinente ya existen.

Tenemos ya conceptualizado el proyecto que incluye siete módulos, aplicaciones de software a ser desarrollados bajo técnicas mixtas que combinan Cloud computing, web & móbil apps y tecnología Blockchain.

La plataforma de consenso social ayudará a la transparencia de los procesos de votación, al ejercicio de la democracia directa, a que se discutan los problemas que afectan directamente a la propia comunidad, tiene alcance nacional, permite debatir y plantear los temas trascendentes de interés colectivo, darles la prioridad y el consenso social.

El desarrollo de una plataforma tecnológica como la planteada, requerirá un enfoque integrado donde los valores políticos se reconozcan explícitamente. Los valores cívicos son constitutivos del diseño mismo de la plataforma de consenso social. No son solo insumos que se dan por sentado.

La plataforma de consenso social ayudará a cultivarlos: virtudes como integridad, coraje, empatía, perspectiva, benevolencia, el respeto  por la verdad y los consensos, son ejes de esta tecnología cívica concebida para el desarrollo de la democracia y la ciudadanía.

Los consensos aprobados por mayorías ciudadanas deberán ser el programa que el pueblo les propone a sus autoridades. La continuidad de estas tareas será independiente de la orientación política del candidato o autoridad política. Reciben un mandato que no se expresa solo en el voto electoral nacional, regional o local. Esta plataforma les da una obligación expresa de ejecutar un amplio consenso social sobre cada materia tratada.

Esto ayuda a los gobiernos de turno que tendrán el soporte social para la ejecución de obras y medidas a legislar; apuntala la paz social; aminora el impacto de los conflictos sociales; ayuda a las empresas y al Estado en la ejecución de Obras por Impuestos que no se verán expuestos a la discontinuidad por capricho o extorsión de la autoridad de turno.

Es una medida objetiva de la capacidad de cumplimiento y compromiso de las autoridades. Y promueve la madurez cívica, la participación y el debate ciudadano sobre los temas que les conciernen.

———————————–

Serie de artículos previos:

Perú 2021 – I

Perú 2021 – II