EL TC y El Frontón, decisiones contradictorias

Sergio Tapia

El Tribunal Constitucional (TC) es un órgano colegiado. En ellos, los magistrados no suelen hacer bancadas para emitir votos según sus intereses, porque el peso de votos emitidos por un bloque, inclina y pone sesgo al tribunal, conspirando contra la independencia de los jueces. Esto es lo que viene pasando en el TC que nos ha tocado soportar en los últimos 5 años y medio.

En realidad es un uso perverso del mecanismo de decisión por mayorías, que cuando es bien intencionado constituye la manera regular en la que un ente colegiado adopta sus decisiones.

En una reciente entrevista en TV, uno de los prominentes miembros del TC reconoció la existencia de un “bloque” (así lo llamó), dio a conocer el nombre de cada uno de sus cuatro integrantes, y manifestó que desde que iniciaron su mandato adoptan sus decisiones previamente a la reunión que tienen con los otros tres magistrados.

Lamentaba el mismo magistrado, en la TV, que el mecanismo del “bloque” no había funcionado en los dos últimos trascendentales asuntos adoptados por el TC: (1) La elección de su presidente, porque no se produjo como el “bloque” lo había acordado previamente, fuera y antes del Pleno del TC respectivo; (2) La decisión sobre el Habeas Corpus (HC) por el que se demandó la libertad de Keiko Fujimori, sobre el cual el “bloque” tenía intereses contrarios.

Con relación al Habeas Corpus de Keiko Fujimori, luego de haberse emitido la sentencia a favor de su libertad, y tras el anuncio del fiscal Pérez de revisar la decisión del TC; circulo en los medios de prensa que el precedente para dejar sin efecto la sentencia del HC de Keiko Fujimori, fue la decisión que este TC adoptó en el caso El Frontón.

Sin embargo, observamos que hay un trato muy diferente que dispensa este TC a la sentencia del HC de Keiko Fujimori, con el que otorgó al HC de los marinos que combatieron a los terroristas que se alzaron en armas y tomaron policías rehenes mientras estaban presos en El Frontón.

Luego de ser sentenciado el HC de Keiko Fujimori, una de las partes –el Procurador Público del Poder Judicial– pidió aclaración, subsanación y desarrollo de una nueva votación de la Sentencia, que había sido, emitida por los siete miembros del TC: 3 magistrados (Blume, Sardón y Ferrero) que declararon fundada la demanda de HC por seis causales, 1 magistrado (Ramos) que declaró fundada la demanda de HC por una sola causal que coincidía con los antes referidos, y 3 magistrados (Espinoza-Saldaña, Ledesma y Miranda) que declararon improcedente el Recurso de Agravio Constitucional (RAC), que es el medio procesal por el que el TC tomó conocimiento del HC.

Para tomar conocimiento y decidir sobre los pedidos del Procurador Público Judicial, no todos los siete magistrados del TC intervinieron. Sólo lo hicieron los 4 que votaron a favor de la libertad de Keiko Fujimori, y se abstuvieron de intervenir los 3 que votaron contra la libertad de Keiko Fujimori.

Quiere decir que sólo participaron personalísimamente los magistrados del TC que podían sustituir su voto a favor de la libertad por un voto en contra de la libertad. De esta participación de unos, y de la ausencia de participación de otros, nada se dice en el Auto del 4 de diciembre de 2019. ¿Por qué unos sí, y por qué los otros no, en el HC de Keiko Fujimori?

Contrariamente, en el HC de los marinos del caso El Frontón, el pedido de alterar la cosa juzgada no fue formulado por ninguna de las partes. El lance fue propuesto por la ONG IDL, que nunca ha sido parte procesal en el HC de los marinos combatientes del terrorismo. En esta revisión participaron todos los miembros del TC, aunque ninguno había adoptado la sentencia en el HC del Caso El Frontón. Ninguno se abstuvo. Cuatro de los magistrados tomaron la decisión de no respetar la cosa juzgada, y modificaron el texto de uno de los votos, del ex-magistrado Vergara Gotelli ya fallecido. Así cambiaron el sentido de la sentencia, que no había sido emitida por ninguno de ellos. En suma, 4 magistrados que no habían participado en el estudio ni en la decisión del Caso El Frontón, porque aún ninguno de ellos era miembro del TC, años después, interpretaron el voto ajeno y modificaron la sentencia.

Si relacionamos la conducta de estos actuales magistrados del TC, en el caso El Frontón y en el Caso Keiko Fujimori. Tienen mucho que aclarar en su conducta, motivaciones y por su personal transparencia. Por el magistrado Ramos: ¿Por qué razón lo que no acepta en el HC de Keiko Fujimori, sí lo acepta en el Caso El Frontón? Y, por los magistrados Espinoza-Saldaña, Ledesma y Miranda: ¿Por qué se abstienen de participar en el Auto del 4 de diciembre de 2019 del HC de Keiko Fujimori, que versa sobre una sentencia en la que ellos participaron, y por qué participan en modificar la sentencia del Caso El Frontón en la que no tuvieron parte?

Hay más, aún.