Para mis heroínas

José Antonio Olivares

Hoy recuerdo a las pioneras, a las que se atrevieron, hoy festejo a las bonitas, a las que luchan, hoy me comprometo con las que piden un mundo mejor. Hoy quiero heroínas como mi madre, como mi hermana , como mi hija, como la mujer que Amo!!.

Hoy me inspiran quienes en las calles conquistaron el voto, y ahora sufragan eligen y se hacen elegir; hoy me estremecen quienes cambiaron los simples tacones por la pluma o los controles de un avión, por quienes se han hecho jueces y conducen un camión, por quienes como policías, guardan el orden, por las musas de los sueños románticos o por quienes decidieron estar solas. Por aquellas que si las acosan, no lo pasan por alto, porque saben que esa no es una carga de su condición de ser mujer, por quienes no aguantan babosos ni imbéciles. Por todas ellas que no aceptan lecciones de ningún hombre, mujer o transgénero sobre cómo ha de pensar, actuar y vestir.

Hoy celebro con las mujeres libres, libres para elegir carrera profesional, trabajo y tipo de vida. Libres para ser responsables. Libres para proclamar, reclamar y predicar el Respeto  la Igualdad y sobre todo la Justicia como valor. Se trata pues de consensuar mecanismos para aspirar a la mayor conciliación posible entre la vida familiar, la profesional y la estrictamente personal.

En este día, me siento en deuda con aquellas mujeres que lucharon por conseguir la igualdad de derechos y deberes entre los sexos. Pero me inquieto ante lo que una corriente de opinión supuestamente feminista pretende decir en nombre de todas las mujeres, imponerles su forma de pensar y retratarlas como víctimas de nacimiento de lo que llaman el heteropatriarcado.

Creo que las mujeres no pueden ser simples víctimas de hermanos, parejas, padres, hijos, amigos y compañeros, de sus iguales masculinos. Las mujeres son heroínas que se rebelan contra esa violencia, contra esas desigualdades y falta de respeto, se rebelan y denuncian, se rebelan y superan, no se quedan en víctimas. Se rebelan también contra esa política de identidad que les aprisiona en un bloque monolítico de pensamiento que niega la individualidad. El victimismo es un estado psicológico que conduce a la parálisis y las mujeres bonitas, esas que luchan no están dispuestas a perder la libertad, conquistada a lo largo de un siglo de lucha, porque hay quienes les quieren amilanadas. Adoctrinadas en un feminismo supremacista, que solo destaca la desigualdad y quiere fondos públicos para una agenda política de género. Las mujeres libres no se dejan amilanar por un Gurka ideológico que  criminaliza  a padres hermanos he hijos por el solo hecho de ser hombres, las mujeres libres son heroínas por que buscan una simetría penal, que defiende al débil, sea niña o niño, que castiga al depredador y al abusador.

Hoy hay que buscar consensos sociales y culturales para reducir la violencia sexual, para disminuir la brecha que entre sexos aún existe, en educación, en las profesiones de ciencia y tecnología, que siguen siendo un desafío que requiere nuevos enfoques pedagógicos y respeto a las opciones de cada una de las mujeres.

Hace cuatro décadas que las mujeres dejaron de depender de los hombres para conquistar la igualdad. A muchos les sobra el paternalismo y a pesar que una ideología contraria a la libertad pretenda arrogarse la representación de la mitad de la humanidad y que se alimente de dinero público, de nuestro dinero, para fomentar una guerra de sexos que nos degrada y nos aleja de un futuro compartido. Hoy hay mujeres que siendo libres son responsables con su lucha y sus decisiones.

Por eso hoy celebro la eliminación de las barreras para que las mujeres puedan colmar sus más altas ambiciones profesionales. A pesar que, aun las cimas más visibles de la política y la empresa no están ocupadas de manera justa por mujeres, lo que plantea nuevos retos de Igualdad y libertad. Sin odios, sin que las mujeres sean enemigas de los hombres, de los hijos, de la familia. Por qué ser mujer es ser promesa de vida y no una negación de ella.

Hoy celebro a las mujeres que no olvidan su ternura, su bondad infinita y que se comprometen con ir más lejos, porque no se conforman, porque no piden permiso ni perdón para ejercer y exigir sus derechos Porque hay quienes dicen quiero y puedo. Por las que quieren y no pueden. Por las que pueden y no quieren. Hoy me comprometo con las mujeres que no olvidan su sagrada feminidad, y son Juanas de Arco, Mama Ocllo, Clorinda Matto, Chabuca Granda,  Trinidad Enríquez, Evita Perón, Teresa de Calcuta, que conquistaron un mundo mejor. No se puede olvidar que  muchas mujeres educadas para coser banderas, han conducido ejércitos, como la Tomasa Titto Condemayta,  la Juana Azurduy o la Micaela Bastidas; otras  han bailado con el trigo y cantado a la vida como Mistral y conquistado los Océanos como la Storni.

La gran batalla por librar está en nuestras mentes y nuestras cotidianas hipocresías, que podrán develarse machacando NI UNA MENOS, cuando entendamos su contenido, que fue una  poeta, una mujer; Susana, Susana Chávez. La que en  un México desangrado, creo la frase  NI UNA MUJER MENOS, NI UNA MUERTE MÁS. NI UNA MENOS, no es plataforma de políticos, ni consigna de ideologías, no es un burkha ideologico, no le pertenece a  funcionarios, es un asunto de humanos. La educación debe ser humana, la sexualidad es natural y es hermosa, por eso la educación debe servir para decidir, anticonceptivos para NO ABORTAR, (como tal vez, lo dijera; el buen Sabina en algún verso o copla). Es buscar que el sistema de justicia, los jueces y fiscales, sean simplemente Menos juzgadores de princesas y machitos; que la Policía sea eficiente y menos pre-juiciosa, que seamos todos Personas Bonitas, por que luchamos.

Termino con un verso de Sir William Gerald Golding. Las Mujeres están Locas “Creo que las mujeres están locas si pretenden ser iguales a los hombres. Son bastante superiores y siempre lo han sido. Cualquier cosa que des a una mujer, ella lo hará mejor. Si le das esperma, te dará un hijo. Si le das una casa, te dará un hogar. Si le das alimentos, te dará una comida. Si le das una sonrisa, te dará su corazón. Engrandece y multiplica cualquier cosa que le des.”