Francisco tras los pasos peregrinos de san Juan Pablo II

Federico Prieto Celi

El 17 de diciembre el papa Francisco cumple 83 años.  Fue elegido el 13 de marzo de 2013, en el cónclave que se celebró tras la renuncia de Benedicto XVI al ejercicio del papado. Después del papa teólogo vino un papa pastoral. Justo se acaba de celebrar  un foro en Barcelona sobre el segundo postconcilio en relación a la teología pastoral. Francisco se ha caracterizado por su afán de llevar la palabra de Dios a las personas y a los pueblos más pobres. En poco menos de siete años ha recorrido buena parte del mundo.

Fue a Brasil a su primera Jornada Mundial de la Juventud. A Tierra Santa -Jordania, Palestina e Israel-, en el 50 aniversario del encuentro entre su predecesor Pablo VI y el patriarca de Constantinopla Atenágoras I. A Corea del sur, donde beatificó a 124 mártires coreanos. A Albania, donde beatificó 124 mártires albanos. A Estrasburgo, Francia, para hablar en la sede del Parlamento Europeo. A Turquía, para encontrarse con el patriarca de Constantinopla Bartolomé I.  A Filipinas, donde fue recibido por 300,000 fieles.  A Sri Lanka, donde canonizó a san José Vaz, primer santo de esa nación. A Bosnia y Herzegovina, donde presidió un encuentro en la catedral de Sarajevo con religiosos, religiosas, sacerdotes y seminaristas.

Hizo un viaje a los países más pobres de Sudamérica: Ecuador, Bolivia y Paraguay. Fue después a Cuba y a Estados Unidos, para la canonización de fray Junípero Serra en Washington DC,  para presidir en Filadelfia el Encuentro Mundial de las Familias, y para hablar ante la asamblea general de las Naciones Unidas en Nueva York. En África, estuvo en Kenia, en la República Centroafricana y en Uganda. Después fue a varias ciudades de México.

Para ver el drama de los migrantes y refugiados fue a la ciudad de Moria, en la Isla griega de Lesbos. Peregrino de la paz fue a Armenia, Georgia y Azerbaiyán. Estuvo en Polonia para su segunda Jornada Mundial de la Juventud  en Cracovia. Viajó después a Suecia, Egipto -en solidaridad con los cristianos coptos perseguidos- y Portugal, en conmemoración del centenario de las apariciones marianas de Fátima; allí​ canonizó a Jacinta y Francisco Marto, dos de los videntes compañeros de Lucía. En Colombia beatificó a los mártires colombianos Jesús Emilio Jaramillo Monsalve y Pedro María Ramírez Ramos. Fue a Birmania, donde tuvo un encuentro ecuménico e interreligioso por la paz.

Conocemos bien el viaje a Chile y al Perú. Luego fue a Suiza e Irlanda; a Estonia, Letonia y Lituania. En Panamá presidió su tercera Jornada Mundial de la Juventud. En la primera visita de un obispo de Roma a los Emiratos Árabes Unidos, tuvo un encuentro  Interreligioso Internacional sobre la Hermandad Humana. Viajó a Marruecos, a Macedonia del Norte y a Bulgaria, donde estuvo en la catedral ortodoxa para reunirse con el patriarca Neófito. Visitó igualmente Rumania, pidiendo que la unidad de católicos y ortodoxos fuera restablecida; y beatificó a siete mártires de la Iglesia greco-católica rumana víctimas del comunismo.  Los últimos viajes papales han sido a Mozambique, Madagascar, Mauricio, Tailandia y Japón. Es posible que viaje el año 2020 a Uruguay y Argentina, su patria; y a algunos países de Europa Occidental, entre otros, mientras su salud lo permita.