Solidaridad Nacional: el vídeo de la moral electoral

Sergio Tapia

A cinco semanas del acto electoral del 26 de enero de 2019, no puede silenciarse que son unas elecciones atípicas, tras el inconstitucional cierre del Congreso dispuesto por el presidente Vizcarra, que practica el Absolutismo Republicano, que no deja de ser una extravagancia totalitaria.

No fue bienvenida la presencia del presidente Vizcarra en el acto del 8 de noviembre en Lima, para la firma del Pacto Ético Electoral (PEE), porque produjo la inhibición del secretario general del Partido Solidaridad Nacional (PSN), quien al avizorar la presencia no grata del presidente de la república que había producido el golpe de estado contra el parlamento peruano, del 30 de setiembre; correctamente optó por retirarse para no compartir mesa con el espurio presidente. Lo que equivalía a no poder firmar el PEE en Lima, aunque sí lo había firmado 16 veces en sendos departamentos en los que el partido lidiará en las próximas elecciones. Otros partidos, ensayaron distintas maneras de expresar su repudio a la presencia presidencial en dicho acto.

El JNE es integrado por cinco miembros, se le confiere la potestad constitucional y legal de juez exclusivo y excluyente en materia electoral. Por lo que, resulta imprescindible revisar la naturaleza jurídica del denominado Tribunal de Honor (TH) –no previsto en la constitución ni en ninguna ley–, cuyos miembros también son cinco, seleccionados y elegidos sin regulación jurídica previa. Que asumen competencias que le han sido otorgadas por el JNE, tales como conocer hechos y resolver sobre la base del documento denominado Pacto Ético Electoral (PEE), no aprobado por ninguna ley. Esto se aplica desde el 2005, curiosamente durante la era caviar que tan prolongadamente aún sufrimos.

La Ley Orgánica de Elecciones destina doce artículos para regular la propaganda electoral, en ninguna se regulan contenidos de la propaganda política. Pues, se entiende que el Código Penal preserva de las calumnias, difamaciones e injurias, que pertenecen a la acción penal privada es decir sin intervención de oficio de ninguna autoridad, y sin ninguna injerencia de las fiscalías.

Pero, el TH ejerce injerencia en lo que puede hacer o no hacer un partido político, en lo que puede decir o no debe decir un grupo político. Cuando la Constitución determina que nadie está obligado en hacer lo que la ley no manda, ni prohibido de hacer lo que la ley impide. Pero, las resoluciones del JNE que tratan de la creación del TH, no menciona ninguna ley para que se erijan en jueces de contenidos programáticos y políticos, de estilos de propaganda y de campañas de fidelización a principios doctrinales.

El actual proceso electoral incluye novedosamente una renovación sustituta de la clase política. Los nuevos políticos surgidos como candidatos gozan de preparación académica elevada, tienen trayectoria intelectual, son defensores del orden natural y cristiano, asumen tópicos tan sensibles como actuales: la defensa de la vida, el bloquear toda iniciativa al aborto, saben superar los eufemismos y ver las realidades desde una perspectiva bioética. Por lo tanto, se contraponen a la ideología de género transhumanista y negadora de la sexualidad humana. Estos nuevos cuadros de políticos renovadores, los hay en diversos partidos, y una concentración de ellos ha coincidido en el PSN.

Estas renovadas posiciones en la política nacional, dejan a la zaga los partidos que se conservan con el vocabulario político del siglo pasado, que no se han actualizado y que e veces incurren en componenda con el enemigo ideológico.

Esa renovación de los cuados políticos, es un jaque electoral contra las izquierdas, siempre tan desactualizadas por su desamparo científico y tan saturado de ideología anti-natura. Por lo que a un centenar de años de distancia de Manuel Gonzales Prada, vuelve a escucharse su reclamo: “Los viejos a la tumba, los jóvenes a la obra”. Porque eso es precisamente la característica de los nuevos cuadros políticos: Su lozanía y su actualidad, que los transforma en propuesta juvenil, por su vitalidad.

Esta renovación de los cuadros políticos peruanos, es una promesa de impulso renovador del sistema de representación parlamentaria, y también es una apuesta sustantiva para la transformación integral del Estado.

Pero, esta lunes 16 un vídeo del PSN colgado en su web desató iras ideológicas imperantes en la ambigüedad estructural del Estado y en los parcializados medios de comunicación, que pone a prueba la solidez jurídica del sistema electoral, al JNE y a su TH. Solidaridad Nacional, emitió un vídeo propagandístico que ha causado un tsunami en el debate político.

El vídeo corría sólo en redes, que goza de difusión masiva pero no constituyen medios de prensa. Fue la propia prensa ideologizada, adversa a los cuadros de la renovación política, la que propaló el vídeo, con el fin de criticarlo; esa prensa enemiga causó un incremento multiplicador en la difusión del vídeo.

El Tribunal de Honor, creado por el JNE sin base legal, emitió un “comunicado”, que con impertinencia concluye así: “… el Tribunal considera que esta publicidad debe ser retirada”, refiriéndose al vídeo de Solidaridad Nacional.

Entre los considerandos que aparecen en el brevísimo “comunicado” de dos párrafos, del martes 17, se encuentra la decisión del TH de “llama[r] la atención al partido Solidaridad Nacional”.

No hay fundamento. Se alude a generalidades como referir que los contenidos del PEE son fundamentales para la “transparencia, veracidad y conducta ética”. Pero, no se precisa en qué y cómo los ha inobservado el PSN. La conclusión del TH es desestructurada e ilógica en su primer párrafo, en donde el TH asevera que a Solidaridad Nacional “no lo exime de respetar los valores éticos propios de un proceso electoral democrático como el que se está llevando a cabo”.

El TH, con ausencia de sindéresis, se arriesga a lanzar dos conclusiones que carecen de prueba y fundamento, y se arriesga a llamarle la atención al partido y considera que el vídeo debe ser retirado de la cuenta oficial del partido.

El viernes 20, luego de una saturada campaña denigratoria; la primera instancia del JNE, el denominado Jurado Electoral Especial (JEE), anunció que iniciará el procedimiento administrativo sancionador contra el PSN. Lo que es aberrante, jurídicamente, pues, el sistema electoral (el JNE incluye a dos organismos: el JEE y el TH), está violentando la garantía constitucional que prohíbe sancionar dos veces o más por el mismo hecho. Pues, si el TH conoció y decidió, impide que el JEE amenace investigar y penalizar por segunda vez a Solidaridad Nacional.

Además, estas autoridades son estatales y están invadiendo un campo estrictamente reservado a la acción privada, al derecho subjetivo consagrado por el Código Penal cuando se trata de presuntos delitos contra el honor de las personas.

Hay otros elementos que quedan fuera del análisis, por la exigencia de brevedad de este texto: ¿Saber quién es quién en el Tribunal de Honor? Nos puede explicar por qué adoptan tales decisiones contra los nuevos cuadros renovadores de la clase política peruana.

Otro elemento a analizar es el contenido del vídeo, que transversalmente tiene una cortina musical con la popular canción “Las Torres” (1992) de la tan recordada banda Losnosequien-y-nosecuantos. La canción ha sido materia de estudios y analisis, que destacan que es una fotografía política, se menciona a dos presidentes (Alan García y Alberto Fujimori), a tres parlamentarios (Armando Villanueva, Agustín Mantilla y Enrique Chirinos Soto); hace referencia a cargos políticos, eclesiásticos, judiciales, profesionales y policiales; menciona problemas como el terrorismo, el narcotráfico y la corrupción.

¿Qué sanciona el Tribunal de Honor: el contenido de la canción “Las Torres” de hace 27 años? O pretende enjuiciar la rememoranza, y la relación con transferencia hacia la vieja clase política de las izquierdas, que intenta lidiar electoralmente con los nuevos los actores políticos de hoy. Lo que constituye una válida propaganda y propuesta política y éticamente inobjetable.

¿Corresponde al JNE y su Tribunal de Honor, decidir que les gusta o no de la propaganda de cada partido? Y ¿Cuál es su lente ideológico, para determinar el gusto partidario, subjetivo y arbitrario?

¡Cuidado! Esto es fronterizo con el totalitarismo comunista, castrista y chavista.

Dejen al Partido Solidaridad Nacional. No lo persigan. Debatan con sus candidatos, sin practicar el sesgo arbitrario de no dejar hablar y apagar el micrófono al vocero de Solidaridad Nacional, tras un carga-montón discriminador y parcializado, que hace indigna la labor periodística de RPP en su versión matutina del viernes 20.