La década del desarrollo sostenible

Aníbal Sánchez

Este 2020 iniciamos una década clave para el cumplimiento de los Objetivos del Desarrollo Sostenible (ODS). Compromiso adoptado por todos los países del mundo en la Asamblea General de Naciones Unidas, en setiembre del 2015. Los ODS, son una extensión mucho más amplia y multidimensional de lo que fueron los Objetivos de Desarrollo del Milenio. En su filosofía pone en el centro del desarrollo a la persona humana, como el fin máximo para alcanzar su bienestar, en el amplio contenido de la palabra. Con un enfoque de derechos: derecho a la vida, a la libertad de acción y movilización, derecho a la vivienda digna, a la salud, a la educación, a un medioambiente amigable y sostenible, al empleo, a la opinión, a la libertad de acción y decisión, considerando las tres grandes dimensiones de la vida humana, lo social, lo económico, ambiental.

Para el Perú, los ODS, son una renovada visión de largo plazo, marca una ruta clara y objetiva por alcanzar. Es verdad, exige el alineamiento de las políticas públicas internas para el cumplimiento de dicho propósito, lo cual exige una articulación de los planes sectoriales, regionales, locales, al plan nacional de desarrollo. Estimo caminamos en ese norte. Considerando que los retos son enormes, las metas por cumplir en un década lo exigen así, no sólo en nuestro país si no en todas las naciones del mundo. El reto inicial y mayor es reducir a cero la pobreza extrema y el hambre en todos los países y regiones del mundo. Desafío enorme, porque aún hay regiones del planeta con altos niveles de pobreza extrema, como en el África Subsahariana. Hasta el año 2018, aún el 8,0% de la población mundial estaba en pobreza extrema.

El Informe de Naciones Unidas sobre el desarrollo Sostenible[1] señala que si bien se registran avances importantes en el mundo, los datos indican grandes desafíos, que exigen mayor compromiso para acelerar los cambios positivos en áreas neurálgicas, una de ellas la referida al medio ambiente, mitigar los efectos del cambio climático que es uno de los grandes desafíos. Las emisiones de gases efecto invernadero, principalmente en las regiones más desarrolladas, están elevando el calentamiento global, que a su vez genera cambios en el clima del mundo, erosiones del suelo y desastres naturales de diversa índole, huracanes, terremotos, sequías, heladas, que afectan la vida humana, especialmente a los más pobres, que requieren principalmente alimentos, ya que en diversas partes del mundo, el cambio climático afecta la producción de alimentos, eleva la inseguridad alimentaria y el hambre. En el Perú, lo sentimos continuamente, en las últimas tres décadas hemos sido afectados por desastres naturales, con enormes pérdidas por inundaciones, sequías, daños a la población y a la producción de alimentos. Recordemos los efectos del fenómeno de El Niño, en distintos momentos, y el país no está libre de movimientos telúricos cin efectos dañinos e incluso catastróficos.

Al iniciar una década clave para el cumplimiento de los ODS en el país, se observan avances importantes. La pobreza extrema se ha reducido al 2,8% de la población peruana, enorme logro del país, pero esta cifra aun pequeña representa cerca de 900 mil peruanos, en circunstancias de las más difíciles, sufriendo hambre. Hay avances en otros campos, como el acceso a los servicios básicos, cerca del 80,0% de la población peruana viven en hogares que cuentan con infraestructura de servicios de agua por red pública dentro y fuera de la vivienda, o pilón de uso público, con acceso a saneamiento por red pública dentro o fuera de la vivienda, pozo séptico o letrina, y con alumbrado eléctrico, metas ligadas al Objetivo 1, de fin de la pobreza.  

En el Objetivo 3, de salud y bienestar, se registran avances importantes, como la reducción de la mortalidad en menores de cinco años, que ha disminuido de una cifra cercana a 50 defunciones por cada mil nacidos a 19 defunciones en el 2018, una reducción de más de 30 defunciones por cada mil. Se registran grandes avances en el parto atendido por personal especializado que, en el 2018, llegaba a cerca del 94,0% de los partos.  Así como en el Objetivo 8, de Trabajo Decente y Crecimiento Económico, donde por cerca de tres décadas el PBI per cápita peruano exhibe una tendencia positiva, en el año 2018 creció en 2,9%. En este breve repaso, se observan avances en el cumplimiento de los ODS, pero los retos están latentes, los mismos refrescan el compromiso de los gobiernos, del sector privado, sociedad civil en un esfuerzo por coadyuvar a afianzar dichos logros.

Los ODS son universales ya que busca una alianza renovada donde todos los países participen por igual, y “nadie quede atrás”. Iniciamos una década con grandes expectativas en este terreno.

[1] UN “Informe de los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2019”. Nueva York 2019.