¿Cuánto debe ganar un congresista?

El viceprimer ministro, Liu He, saluda al secretario del Tesoro estadounidense, Steven Mnuchin
Hernán Garrido Lecca

Para empezar, más allá de cualquier nivel de sueldo, lo que todos los peruanos queremos es que nuestros congresistas se ganen su sueldo y no simplemente lo cobren. Un buen sistema de penalidades por inasistencias y un piso mínimo de producción proyectos de ley pueden contribuir a ello.

La única motivación para ser congresista ha de ser servir a los peruanos. Sin embargo, para atraer al mejor talento posible para hacer leyes debemos ofrecer una remuneración tal que el congresista electo no se vea obligado a sacrificar la calidad de vida de su familia. Si vamos a caer en la demagogia oclocrática de ofrecer el sueldo mínimo, no atraeremos a los mejores legisladores por más grande que sea su vocación de servicio (salvo que sean muy ricos o que tengan una agenda subalterna).

Propongo que el sueldo anual de cada congresista sea lo que los economistas llamamos su “costo de oportunidad”: el promedio de sus ingresos declarados a SUNAT durante los tres años previos a asumir el cargo. De esta forma, el sueldo no será una cifra siempre discutible sino una especie de “licencia con goce de haber”: nadie aspirará a ser congresista por el sueldo ni nadie dejará de aspirar a ello por el sueldo. Aspirará a ser congresista solo quien quiera servir al Perú.