Voto preferencial

Estamos en la recta final, a 7 días de las elecciones parlamentarias. La orfandad de propuestas, de ideas, siguen siendo el denominador común.

Tomar la decisión de elegir no ha sido fácil porque los candidatos no ayudan con un mensaje claro al país.

La razón de ser de estas elecciones es contar con un nuevo Congreso. Uno que haga lo que el disuelto no hizo.

El país quiere consolidar la lucha anticorrupción, no quiere blindajes ni comisiones especiales para «supervisar» el caso Lava Jato. No quiere obstruccionismo.

Quiere justicia y que toda una clase política corrupta pague con cárcel el haber subastado el ejercicio del poder que el pueblo les confirió.

Tan claro es este mensaje que está dispuesto a postergar otras necesidades inmediatas de desarrollo y seguridad. Sin justicia nos seguirán robando en obras y proyectos. El país no quiere saber más de megaproyectos a «precio García».

La ciudadanía tiene claro al día de hoy, por qué partidos no votar. Los consideran la continuidad del peor Congreso de la historia del Perú.

Son pocos los partidos que quedan, que signifiquen un cambio. Pero me ha quedado claro que el partido Morado no es Acción Popular de Vitocho, ni el APRA de Mulder; no es Solidaridad Nacional de Bartra y Vilcatoma, ni es la APP de Acuña, ni el Contigo de Sheput y Heresi con los que si se podía pactar impunidades y blindajes.

Y por ello votaré por el Partido Morado. Me persuadió la calidad de sus candidatos al Congreso, que incluye a Gino Costa y Alberto de Belaunde, dos ex-congresistas que dieron la batalla en minoría contra la prepotencia, la impunidad y el blindaje descarado de la mayoría parlamentaria.

Que incluye a profesionales destacados, de trayectoria internacional impresionante y de una madurez y preparación notables para el cargo, como Francisco Sagasti el No.1 de la lista y por quien votaré cerrado. La mejor noticia para el país será, que salga electo.

Mi segunda preferencia será para una mujer, Pepi Patrón con el No.8, que espero llegue al Congreso para aportar la reflexión y la inteligencia que han caracterizado su gran trayectoria como investigadora, académica y notable profesional.

Hay varios candidatos de perfil muy alto. Rara vez he visto una lista con tanta gente preparada. ¿Será por eso que todos los partidos comprometidos con la corrupción le hacen un sostenido cargamontón al Partido Morado?

Dado el inmenso despliegue, de ataque constante, es claro que el Partido Morado es una inmensa piedra en el zapato para todos los que están acostumbrados a los arreglos bajo la mesa.

El Partido Morado si se comprará la lucha anticorrupción, por eso los atacan y por lo mismo, tendrán mi voto este 26 de enero.