La migración en las Américas, una realidad latente

Aníbal Sánchez

Por invitación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la última semana del pasado enero, tuve la oportunidad de participar en Washington D.C., en el Seminario internacional sobre “Estadísticas y administración de datos migratorios en América Latina y el Caribe”, evento en el cual participaron representantes de una veintena de países, bastante interesados en mostrar la forma de cuantificar esa realidad, tan cambiante y persistente, expresión de la naturaleza humana de buscar mejor espacio para vivir y desarrollar. El evento se centró en cómo obtener información estadística objetiva, de calidad proveniente de los registros migratorios, integrándolos con la información que proporcionan los Censos y las encuestas por muestreo, a fin de tener una visión completa del fenómeno migratorio, sus diversas aristas y características de los migrantes y su entorno.

En el Perú, en las últimas dos décadas hemos dado pasos muy importantes para generar estadísticas de calidad desagregadas por diferentes tipos de variables que permiten caracterizar a los migrantes internacionales, justamente utilizando estas tres fuentes de información: registros, censos y encuestas. Gracias a esos datos conocemos que en las últimas décadas millones de peruanos salieron del país y no han retornado, se fueron a residir en otros países del mundo. Conocer también las cifras de su inserción al trabajo, en otras latitudes,  sus ingresos, incluso verificar, que en la mayoría de los casos viven bien y enviar recursos a sus familias en el Perú, hogares que a su vez exhiben buenas condiciones de vida, que el promedio nacional. Cada año ingresan al país más de tres mil millones de dólares en remesas, que apuntalan el consumo de estas familias, generan recursos indirectos al tesoro público, la migración, en este aspecto muestra efectos positivos.

Las cifras elaboradas también permiten afirmar que cerca de un millón de extranjeros residen en el país, la gran mayoría pobladores venezolanos que tuvieron que abandonar su país tras grave crisis económica y social. Incluso cerca miles de ellos insertados en el mercado de trabajo, aportando al crecimiento económico. Conocer esta realidad sólo es posible con cifras estadísticas de calidad, las que se vienen generando, y permitiendo darlas a conocer, en eventos como este, organizado por el BID. El objetivo mayor, de nuestra parte, es tener un sistema integrado de estadísticas migratorias, que sirva a todos, especialmente a los sectores que toman decisiones de política pública.

De allí la trascendencia de este evento internacional, para el BID es también de alto interés que existan cifras de calidad, ellos propician cooperación no reembolsable y créditos, sin los datos su trabajo no es eficiente. Es interés también, generar sinergias entre los países participantes, compartir metodologías, experiencias e incluso posibilitando la cooperación internacional.

Cifras estimadas por la Organización Internacional para las Migraciones señalan que,  en el mundo existen cerca de 300 millones de migrantes internacionales, pobladores que abandonaron sus lugares de origen huyendo del deterioro de su economía, de su vida social, muchas veces víctimas de los impactos del clima adverso, algunos huyendo de los efectos de las guerras, de la discriminación, de la pobreza, del deterioro de las políticas y sus efectos en las condiciones de vida de miles de pobladores. Los datos migratorios son pues imprescindibles, para conocer cabalmente esta realidad, estos deben ser trabajados abiertamente, con técnicas, metodologías comunes, a fin de ser comparables, entre espacios geográficos y en el tiempo.

Los datos señalan que el Perú, a la par de nuestra historia, siempre ha estado involucrado con la migración internacional, como país receptor, y también como país expulsor de población. En las últimas décadas, el país se ha reafirmado como un lugar de origen, transito y destino de la migración internacional. Los movimientos migratorios se han incrementado de un millón y medio en el año 2001 a cerca de veinte millones en el 2019, mostrando tendencia creciente. Y en las últimas tres décadas más de tres millones peruanos han emigrado a residir a otros países. Se corrobora, también que el flujo de peruanos que viajan a otros países para estancias de corta duración, menores de seis meses, viene aumentando.  

De otro lado, debido a las condiciones favorables en materia económica, comercial, laboral, inversión, turismo, entre otras, el Perú se ha convertido en destino atractivo para los extranjeros. A la par el número de turistas o personas que llegan al país para residir, en distintas modalidades de trabajadores, negocios, ha aumentado. El número de turistas pasó de un millón en el año 2002, a más de 4,5 millones en el 2019. En este contexto, el número de extranjeros residentes pasó de sesenta mil en el 2009, a cerca de un millón en el 2019, incremento que se debe principalmente al ingreso de ciudadanos venezolanos, en 813 mil hasta setiembre del 2019. 

Por ello, valoramos este evento impulsado por el BID, porque pone especial énfasis en los datos migratorios, conocer como se construyen, las categorías utilizadas, las metodologías, las leyes de migración, en fin, exponer y compartir las experiencias nacionales, al final de cuentas, los países de América Latina, nos parecemos bastante, como protagonistas de la migración, y también en la medición de esta realidad, muchas veces muy dura, pero que al final aporta al progreso.