Enagás: “Ahora el Estado peruano tendrá que contestar”

El presidente de Enagás, Antonio Llardén, dijo el martes que espera que el arbitraje interpuesto contra el Perú sobre el Gasoducto Peruano del Sur (GSP) termine a fines de 2022.

Publicidad

El Gobierno rescindió el 23 de enero de 2017 la concesión del GSP al consorcio de Enagás, Odebrecht y Graña y Montero, la brasileña con 50 %, y Enagás y Graña y Montero, ambas con 25 %. La inversión era de 7.328 millones de dólares.

Llardén, en rueda de prensa, señaló que la empresa está ya dentro del arbitraje, que ha sido admitido pasando la etapa previa. Ha añadido que el Estado peruano “tendrá que contestar”.

HERRAMIENTA

Se trata en este caso del arbitraje presentado solo por Enagás Y que luego fue largamente ampliado en cuanto al monto -a 1,890 millones de dólares- para incluir las pretensiones de Odebrecht.

De allí que, con la presentación reciente por Odebrecht de una segunda demanda de arbitraje por 1,200 millones de dólares, haya puesto en evidencia que la constructora brasileña usaba esta segunda demanda como herramienta de negociación contra el Perú y eventualmente podía incluso ofrecer retirarla sin perjuicio alguno para esa empresa, ya que la primera demanda conjunta con Enagás seguía su curso.