La ofensiva del Foro

El Foro de Sao Paulo es el brazo operativo del eje La Habana-Caracas- Buenos Aires y el DF mexicano. Lo fundaron Fidel Castro y Lula da Silva en 1990, para que el castrismo sobreviviera en Latinoamérica al descalabro de la Unión Soviética. Lo consiguieron realizando lo que fue la mayor ambición de Castro durante 60 años: apoderarse del petróleo de Venezuela, a causa del peso estratégico del recurso en la economía global.

Por la misma razón existe el vínculo del Foro con Rusia e Irán. No necesita demostración. Nunca permaneció oculto. El ex presidente iraní Mahmud Ahmadinejad visitó a Hugo Chávez durante años. El canciller ruso Serguei Lavrov estuvo a comienzos de este febrero en Caracas.

Es importante notar que este vínculo no es de naturaleza ideológica. El interés ruso y el del islamismo chiíta iraní en Latinoamérica no es en los corazones y las mentes, sino en el cobre, el litio y el uranio del Perú, Chile y Bolivia. Son los recursos naturales estratégicos para el siglo XXI. El Foro se apoya en ellos, pero nada tienen en común en doctrina ni en programa, sino en organización. Ven mermar el poder político del petróleo en el siglo XXI y se asocian para la incursión sudamericana.

Pero la naturaleza de su compromiso no es la misma. Del lado del Foro es ideológico, del otro es un frío interés económico: usar al Foro para conseguir gobiernos amigos. Dicen que en un plato de huevos con tocino la gallina colabora, el cerdo está comprometido. Es diferente.

En la otra orilla de Sudamérica sobre el Pacífico, se encuentra firme la alianza Santiago-Brasilia-Quito-Bogotá, en las antípodas políticas del Foro. La ofensiva del Foro del año pasado fracasó en el intento de derrocar sus gobiernos.

En el centro del tablero se halla Bolivia. El Foro perdió el bastión con la caída de Evo. Hoy prepara una ofensiva brutal para recuperarlo. El momento de la batalla es el de las próximas elecciones. Luis Alberto Arce Catacora –avatar de Evo- tiene un tercio de los votos. Pero la suma de los de la presidenta Jeanine Áñez y los del ex presidente Carlos Mesa lo supera.

Las fechas clave son el 3 de mayo y el 14 de junio próximos, primera y segunda vueltas. Antes de eso, no obstante, el Foro va a incendiar la pradera.

El foco del calendario de la barbarie está prefijado día por día para todo el mes de marzo en Santiago de Chile. No es ningún misterio. Circula abiertamente en las redes con música y lema: “vamos a portarnos mal”. El objetivo no es ya derrocar al gobierno de Sebastián Piñera, como el año pasado. El objetivo es capturar el poder. El manual del trotskismo bolchevique es este: madurar las condiciones, concentrar el caos en un corto período, tomar el poder en un solo día.

El Perú no es una isla y no va a permanecer ajeno a la ofensiva del Foro. Suponer eso es negar la realidad.