Plan “Calles con Sangre”

[simple-authot-box]

Ha comenzado a ejecutarse el plan “Calles con Sangre” en Chile. Es el lema con el que el castrismo y sus alaidos del Foro han vuelto a atacar a la democracia chilena. 

Ha sido en Viña del Mar. Ha habido vehículos incendiados en las calles y vandalización del hotel que aloja al Festival de Viña.

Es, por supuesto, un acto terrorista, de provocación, planeado con anticipación y sistemáticamente ejecutado que apunta a sembrar el Terror y preparar a la opinión pública para lo que viene a continuación.

Los hechos de Viña no son sino el comienzo del marzo sangriento de Chile.

El calendario tiene fechas preanunciadas desde hace semanas para cada día del mes, en preparación del clima político del día clave, el 26 de abril, la fecha del referéndum sobre el cambio de la constitución chilena.

En el referéndum del 26 de abril no está en discusión ya si habrá o no una reforma constitucional. Eso ya es un hecho. Lo que se pregunta es solo sobre la conformación de la asamblea que aprobará el nuevo texto. Con toda seguridad el objetivo del radicalismo no tiene nada que ver con ninguna de las opciones. El objetivo es convertir el día de la votación en una pesadilla caótica y el referéndum en un fiasco político.  

Pero esta vez han ido más lejos.

Circula desde el lunes un video en las redes en que el comandante general de la Marina chilena dirige un “mensaje a los miembros de la institución, a la Armada de Chile”. Expresa, a la letra, que el sábado 22 de febrero por la noche “un grupo de soldados de la protesta no autorizada intentó violentar el monumento a los Héroes, donde descansan los restos de Arturo Prat. La Armada no va a permitir que esto vuelva a ocurrir… Vamos a defenderlo como corresponde y de acuerdo a los instrumentos que tenemos”, anuncia el jefe de la Armada de Chile. Dirige el mensaje desde el puerto de Valparaiso, al pie del monumento en cuyo friso se halla el nombre de Arturo Prat, el primer héroe naval de Chile, el capitán de la Esmeralda, quien muriera a bordo del Huáscar de Miguel Grau en el Combate de Iquique.

Veremos si el radicalismo se propone involucrar a la Armada chilena en su intento de captura del poder.  

El marzo rojo chileno, sin embargo, no es todavía el plan “Calles con Sangre” entero. La segunda fase es en Bolivia. El Foro de Sao Paulo y el eje La Habana-Caracas-Buenos Aires se juega en Bolivia el todo por el todo para reponer a Evo Morales en el poder a como dé lugar.

La primera vuelta de las elecciones bolivianas está fechada para el 3 de mayo, la segunda para el 14 de junio. La consigna: incendiar la pradera a lo largo del proceso electoral de modo de interrumpirlo a voluntad según convenga al plan.

“Calles con Sangre” es lo que veremos en los próximos cuatro meses a las puertas del Perú. Estamos avisados.