Javier Pérez de Cuéllar

Javier Pérez de Cuéllar fue el quinto Secretario General de las Naciones Unidas entre enero de 1982 y diciembre de 1991. Fue abogadodiplomático de carrera y actuó en la política del país. Asimismo, trabajó en el Ministerio de Relaciones Exteriores desde 1940 y en el Servicio Diplomático desde 1944.

Respecto a su vínculo con la Sociedad Peruana de Derecho Internacional (SPDI), el 4 de mayo de 1962 don Javier Pérez de Cuéllar fue designado Miembro Asociado de la Institución, y el 15 de diciembre de 1966 fue promovido a la categoría de Miembro Titular. En la sesión del Consejo Directivo de la Sociedad, de fecha 7 de diciembre de 1989, se acordó por unanimidad designar Miembro Honorario al Embajador Pérez de Cuéllar. Asimismo, durante mi actual gestión como Presidente de la SPDI, se acordó por unanimidad, el 28 de setiembre de 2017, designar a don Javier Pérez de Cuéllar, Miembro del Consejo de Honor de la Institución.

En su relación con la Cancillería, Pérez de Cuéllar participó en misiones en las embajadas del Reino UnidoBolivia y Brasil, regresó en 1961 al Ministerio, donde permaneció hasta 1969, excepto dos años en los que fue embajador en Suiza (1964-1966). En 1969 fue nombrado embajador del Perú ante la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (1969-1971) por primera vez, en el gobierno de Juan Velasco, rompiendo el marco estrecho de la diplomacia peruana hasta entonces.

En su vínculo con las Naciones Unidas, en 1979 Javier Pérez de Cuéllar fue nombrado subsecretario de la ONU y, en diciembre de 1981, fue elegido Secretario General de la Organización de las Naciones Unidas. Con tal motivo en aquel entonces, el Consejo Directivo de la Sociedad Peruana de Derecho Internacional acordó expresarle sus más efusivas felicitaciones. En la carta que le dirige con tal fin el Presidente de la institución, Embajador Luis Alvarado Garrido, al Embajador Pérez de Cuéllar, con fecha 16 de diciembre de 1981, le expresa: “Nuestra Sociedad ve con singular satisfacción y legítimo orgullo que uno de sus ilustres miembros haya sido escogido, por sus eminentes dotes profesionales y personales, para el más importante cargo internacional, que seguramente desempeñará usted con el acierto y lucimiento de siempre, en aras de la paz y del progreso del mundo”.

Tras ser reelegido como Secretario General en 1986, utilizó hábilmente la diplomacia para lograr el “alto al fuego”, que puso fin a la Guerra Irano-iraquí. En 1991, negoció el fin de las hostilidades en la guerra del Golfo Pérsico. Logró la liberación de los rehenes occidentales secuestrados por el grupo islámico Hezbolá en Líbano, y la paz entre el gobierno y la guerrilla de El Salvador.

En el plano de la política nacional, a solicitud de distintos grupos políticos peruanos, Javier Pérez de Cuéllar accedió a ser candidato a la presidencia de la República en 1995. Con este fin, en 1994, fundó el partido político Unión por el Perú. En las elecciones alcanzó la segunda mayor votación, pero fue reelegido en primera vuelta el entonces Presidente Alberto Fujimori al obtener el 64% de votos válidos (la ley electoral peruana otorga el triunfo en primera vuelta al candidato que obtenga más del 50% de votos válidos).

Asimismo, desde el 25 de noviembre del año 2000 hasta el 27 de julio de 2001, fue Presidente del Consejo de Ministros y Ministro de Relaciones Exteriores del Perú durante el gobierno de transición encabezado por Valentín Paniagua Corazao. En el 2002 asumió el cargo de Embajador de Perú en Francia y ante la Unesco.

En el plano académico, Javier Pérez de Cuéllar se desempeñó también como profesor de Derecho Internacional en la Academia Diplomática del Perú y como Profesor de Relaciones Internacionales en la Academia de Guerra Aérea del Perú. Entre sus libros destacan: Manual de Derecho Diplomático (Manual of Diplomatic Law), 1964 y 1998; Orden o Anarquía (1992); Peregrinaje por la paz, editado originalmente en inglés (Pilgrimage for peace) en Nueva York (1997 y 2000); y, Los Andagoya (novela) 2014.