#Quedate en casa

Considero que las fechas claves en el Perú, para que la curva de contagio baje o suba será del 25 al 30 de marzo, todo dependerá de la población en no desobedecer la orden de cuarentena y del ministerio de salud en atender rápido las pruebas y dar atención a los enfermos. O bien la curva baja y se puede volver relativamente a la normalidad o bien crece geométricamente y las consecuencias pueden ser alarmantes porque nuestro sistema de salud colapsaría.

El coronavirus pandemia mundial trae a reflexión sobre las consecuencias sociales, como establece Gideon Lichfield nada volverá a ser normal hasta que no haya cura, a pesar de que están en prueba tres posibles vacunas que son favipiravir, remdesivir y la cloroquina, se espera aun que a fin de año o inicios del próximo se tenga, en ese lapso de tiempo o hasta que se encuentre, la distancia social será un hecho, la forma de hacer la vida será distinta con el coronavirus e incluso sin esta, las formas de relación humana cambiarán, siempre habrá miedo a un rebrote, por tanto viviríamos en cuarentenas por lapsos de tiempo.

Al respecto de las consecuencias económicas, estos meses han sido aprovechados por China y Rusia en comprar las acciones de muchas empresas occidentales, aprovechando el caos social y están comprando a las principales empresas europeas y norteamericanas por la baja en la bolsa, otra consecuencia es que hay recesión en el mundo, lo peor es que el Perú no está preparado para hacerle frente, entonces el gobierno debe tomar acciones frente a una posible crisis económica internacional, sobre todo para el 70% de la población que tiene autoempleo y que se resiste a acatar la cuarentena.

Sobre el ámbito político, al existir distanciamiento social y reordenamiento estratégico en el ámbito económico, creo que se abre la posibilidad de un nuevo orden político internacional con mayor presencia de China y Rusia, respecto al Perú creo que debe hacer pensar a los ciudadanos que país realmente queremos tener con autoridades improvisadas que dan las pruebas de coronavirus después de muertos o con otra generación al mando que cambie esta visión o haga una reingeniería.