Reflexiones sobre que hacer en estos tiempos de pandemia

Lo que estamos viviendo los humanos es otro evento asombroso que surge por la presencia de un virus, el COVID-19. Del cual, sus efectos son catastróficos. Para nosotros, los peruanos, puede ser mayor su impacto por nuestras condiciones económicas, sociales, organizacionales, de desarrollo, infraestructura, escasos especialistas, etc. Así, nos encontramos en una posición muy débil en esta lucha que hemos emprendido contra este enemigo diminuto pero letal.

Definitivamente, nuestros hábitos deben cambiar y es urgente que todos lo entendamos, pero pongamos en práctica todas las recomendaciones, sobre todo a las más sencillas, porque estos en otras partes del mundo han mostrado su gran efectividad.

Un artículo de Donald G. McNeil Jr. (periodista de ciencia y salud especializado en plagas y pestes, publicado en New York Times) es un resumen muy útil de las mejores ideas actuales de los expertos en salud pública sobre cómo debemos abordar la lucha contra el COVID-19 en las próximas semanas y lo afirmó B. Obama.

Aquí les presento un resumen de dicho artículo con algunos comentarios propios.

1.- ESCUCHAR A LOS CIENTIFICOS.

                Los políticos deben hacerse a un lado y deben dejar que los científicos (infectólogos, neumólogos, epidemiólogos, etc.) lideren el esfuerzo para contener el virus y explicar a los ciudadanos lo que se debe hacer.

                En Cusco, deberíamos conocer al equipo de especialistas que están liderando el programa de lucha contra el virus, incluso cuáles líneas telefónicas abiertas, página web, etc.

 

2.- PARAR LAS TRANSMISIONES ENTRE CIUDADES.

 “…la prioridad, según expertos, es el distanciamiento social extremo” (McNeil)

Como no es posible congelar a la humanidad, hay servicios básicos que deben seguir operando. Los viajes y la interacción humana deben reducirse al mínimo, y para eso las ciudades deben “cerrar” sus fronteras.

En nuestras provincias no se han presentado casos, por lo que la tarea es mantenerlos protegidos, todo aquel que ingresa ajeno al lugar deberá ser registrado y los vehículos deberían ser desinfectados.

3.- CORREGIR LA ESCASEZ DE PRUEBAS.

 “Corea del Sur tubo una de las experiencias más positivas del mundo frente a la pandemia y consiste precisamente en diagnosticar masivamente y con rapidez a la población” (McNeil).

 En Perú no nos está yendo bien y en Cusco peor pues se han acabado las pruebas. Por otro lado, los especialistas dicen que la única prueba válida es la molecular y nuestro país compra en menor cantidad dichas pruebas. La falta de pruebas confiables serán un obstáculo en esta lucha.

4.- ENCONTRAR A QUIENES TIENE FIEBRE.

“En los países asiáticos, los controles de fiebre son usuales desde hace años. Allá las redadas de fiebre son serias y una vez que alguien tiene ese síntoma es obligatorio ir al hospital”. (McNeil).

Debemos conformar brigadas que hagan esas redadas en todo lugar público y en sus casas cada familia deberá hacerse el control de fiebre mutuamente.

5.- PERSEGUIR A LOS CONTACTADOS.

 “Una vez se detecta un contagiado, es saber quiénes estuvieron en contacto” (McNeil)

Tarea aparentemente fácil, pero muy compleja que requerirá un gran número de voluntarios. En esta tarea, los ciudadanos podemos colaborar con nuestros especialistas ya que no solo son pocos, la tarea desborda la capacidad de ellos. Ingenieros informáticos y biólogos pueden liderar estos equipos.

6.- CONSEGUIR TAPABOCAS.

Lo que está claro es que los enfermos deben usarlos, pero como el 80% de las personas son asintomáticas, el uso generalizado de las mascarillas hará, según McNeil, que los contagiados se eviten muchísimo.

 Debemos comenzar a fabricarlos en grandes cantidades y a precios de costo de producción ponerlos en los mercados, esta tarea con el apoyo de conocedores de telas con trama muy pequeña y combinando más de uno, podemos lograr tener a disponibilidad de todas estas mascarillas. En Corea, por ejemplo, han logrado producir mascarillas de tela que se puede utilizar hasta un mes.

7.- MANTENER LOS SERVICIOS VITALES.

 “…que los servicios esenciales: los alimentos, el agua, la electricidad, el gas, las líneas telefónicas y otras necesidades básicas que sigan fluyendo”. ( McNeil).

Lamentablemente en Perú y en Cusco, ¿cuántos tienen estos servicios básicos?, es una tarea a priorizar desde el primer día de levantamiento de cuarentena. CAPECO, el Colegio de Ingenieros y muchos Ingenieros Civiles podemos participar para realizar un inventario de las poblaciones que no cuentan con estos servicios y comenzar a solucionarlos.

8.- PRODUCIR VENTILADORES Y OXIGENO.

 Se trata de uno de los puntos más dramáticos.

  Debemos adquirir estos equipos. No tenemos un cálculo de los que demandaremos en caso esta pandemia se curse más agresiva. Es necesario realizar estos cálculos, los especialistas de la Región tienen la palabra. Sin embargo, es probable que algún fabricante en Perú podría desarrollarlos, mínimo debemos estar en contacto con los proveedores asiáticos que son los más económicos (US$ 3000 tres mil dólares el costo aproximado de un ventilador).

9.- MODERNIZAR Y CONSTRUIR HOSPITALES.

 Cuando comenzó la emergencia, muchos se sorprendieron al ver que China levantó en poco tiempo dos hospitales.

  A pesar de que en Cusco tenemos una pésima experiencia, debemos voltear nuestra mirada a tantas postas y mini hospitales construidos que tenemos sin equipamiento, quizá aquí está la solución a esta carencia y la oportunidad de equiparlos.

10.- DECIDIR CUANDO DETENER CLASES.

 En Perú las detuvimos, quizá deberían continuar así hasta que tengamos la seguridad de que este enemigo está controlado. Si las habilitamos, igualmente debemos estar preparados para volver a pararlas.

Es una oportunidad para cambiar los métodos de enseñanza quizá para una gran mayoría pueda ser una oportunidad de clases online tenemos los especialistas que puedan desarrollar plataformas informáticas para tal fin.

11.- LLAMAR VOLUNTARIOS.

Debemos ir preparando más especialistas para atender estos casos, estudiantes de medicina, de ciencias de salud, biólogos en la especialidad de microbiología que son la primera cantera a convocar y capacitar para el apoyo del cuerpo médico y de enfermeras.

12.- PRIORIZAR TRATAMIENTOS.

 Por ejemplo, en Francia se tiene avanzada la experiencia con la cloroquina y azitromicina. Equipos de nuestros especialistas deberían estar conectados con estos laboratorios y tener un seguimiento riguroso a estas experiencias, y también intentar nuestras propias alternativas contando con la experiencia de estos laboratorios. Es importante destacar que el árbol de la quina es peruano.

13.- ENCONTRAR LA VACUNA.

 Las grandes potencias están trabajando con mucha intensidad para lograr la tan ansiada vacuna. Nosotros podemos alcanzar lazos de cooperación con una de las potencias más cercana a nosotros ya que las primeras 100000 vacunas serán para ellos mismos, igualmente las siguientes 300000, y solo una vez que logren resolver el problema en sus países podrán exportarlos, así que si nosotros participamos con el desarrollo de una vacuna tendremos mejores derechos para contar con ellas.

14.- LA AYUDA DE OTROS PAISES.

 Esta gran lucha que enfrentamos todos los humanos ha mostrado al mundo que somos una sola familia. Existen muchas lecciones morales y éticas que estamos reflexionando en este momento y la solidaridad es lo primero que aprendimos. En ese sentido, los países más desarrollados tendrán que tendernos la mano, igualmente entre nosotros los más fuertes deberemos tender la mano a nuestros paisanos que se encuentran en una situación de desventaja.