Más que un problema de salud

La epidemia del coronavirus, no es solo un problema de salud y debe ser abordado desde el punto de vista médico, sino también de gestión y económica, la cuarentena lo que hace es dilatar el tiempo de contagio.

El Gobierno está realizando inversiones ineficientes como adquirir pruebas rápidas que no detectan el virus, cuando se requiere pruebas moleculares, se están realizando y entregando las pruebas tardíamente, las compras que hacen no están siendo fiscalizadas, existe deficiencia en infraestructura, personal y materiales médicos. No hay transparencia de quienes son los infectados, dónde están y por dónde han estado.

Solo se está viendo una parte del problema que es el contagio y las causas de la enfermedad, se ha dejado de lado las políticas económicas, el gobierno debe subvencionar a millones de peruanos que viven en la informalidad, independientes, así como la micro y pequeña empresa, subvencionar los servicios públicos, bancarios y de educación, y evitar una crisis político social.
Debe evaluarse realizar medidas intermedias, ante la toma de decisiones tardías del gobierno, que el aparato productivo vuelva a trabajar, pero con restricciones sociales y el Estado debe instruir sobre el distanciamiento social y la higiene, los jóvenes pueden salir para cumplir trabajos que sean necesarios, aislar a aquellos que tengan condiciones de riesgo. Sin embargo, la cuarentena seguirá manteniendo la economía paralizada. De la economía depende la vida y la salud.