BCRP, SBS y AFP y Confiep ante una reforma de las pensiones

El presidente del Directorio del Banco Central de Reserva del Perú, Julio Velarde, ha declarado que tanto el sistema de pensiones privadas de las AFP como públicas de la Oficina de Normalización Previsional (ONP) requieren de una modificación en varios aspectos, entre ellos, éste: “soy un convencido de la capitalización individual y creo que eso también debe estar en el caso de la ONP”, ha afirmado. 

Me parece que el momento político es bueno para afrontar este desafío, porque el covid-19 ha hecho que en lo posible dejemos de lado los prejuicios ideológicos y la demagogia barata, para afrontar la crisis económica que se viene post-epidemia. Y uno de los aspectos de esa crisis es la supervivencia de los jubilados.

Bajo el título “sistema único de pensiones y la tasa de reemplazo”, el ex primer ministro y ministro de Economía Juan Carlos Hurtado Miller enumera siete puntos, que explica brevemente, con lo que ingresa al debate sobre el tema con una propuesta técnica (Expreso, 12 de julio, p. 9). Hurtado Miller hace ver que el horizonte peruano enseña que cualquier reforma debe tener en cuenta a los 12 millones con trabajo informal y a los 5 millones sin ningún seguro de jubilación.

La Superintendencia de Banca, Seguros y AFP, como organismo encargado de la regulación y supervisión de los sistemas financiero, de seguros y privado de pensiones (SPP), tiene como objetivo primordial  preservar los intereses de los depositantes, de los asegurados y de los afiliados al SPP. La superintendenta Socorro Heysen Zegarra debe tener todos los datos necesarios para evaluar los resultados de las AFPs y los otros sistemas de pensiones.

La Asociación de AFPs se ha pronunciado enérgicamente contra el proyecto legislativo del parlamentario del Frepap Richard Rubio y contra la propuesta de su colega de UPP Posemoscrowte Irrhoscopt Chagua Payano de suprimir las AFPs, buscando ambos que todas las pensiones sean administradas por el estado, demostrando con cifras que sería la ruina de los jubilados..

El presidente de la Republica prioriza su popularidad, el ministro de Salud está desbordado por los fallecidos de cada día, y la ministra de Economía está haciendo sumas y restas para ver cómo distribuye los escasos fondos públicos. Entonces, la reforma de pensiones deberán hacerla el BCRP, la SBS y AFP y la Confiep, con María Isabel León en la presidencia. Son tres instituciones con capacidad para preparar y proponer un nuevo sistema, contando con técnicos con experiencia, como es el caso de Hurtado. De lo contrario, las sugerencias y estudios se quedarán en un archivo de palacio de gobierno.

El estudio que surja de este esfuerzo deberá ir en paralelo a los poderes legislativo y ejecutivo, para su lectura, aprobación y puesta en marcha, dejándole de este modo algo resuelto al próximo gobierno. Entonces vendrá, por supuesto, el debate público, pero no sobre un deseo en el aire sino sobre un proyecto firme. ¿Será posible hacer realidad esta ilusión, que de alguna manera debe ayudar a todos a superar este momento?