Inmunidad sanitaria e impunidad politica

Repercute en la imagen internacional del Perú- que está en el quinto lugar en el mundo por fallecidos a raíz de la pandemia – que en nuestro país se prestara en los últimos días  más atención a la inmunidad política que a la inmunidad sanitaria de miles de peruanos amenazados por el virus y las malas medidas. Esto causa mayores suspicacias en el exterior, en circunstancias que el presidente de la República afirmó que la Historia lo juzgará respecto a ello. 

Los ministros, en un Estado de Derecho, asumen responsabilidades directas en su Sector. No hay duda que las medidas que se han tomado contra la pandemia no han dado los resultados esperados. Hay un número significativo de víctimas pueden ser consecuencia de errores, o disposición equivocadas, o mal transmitidas. En ninguna parte del mundo han muerto tantas personas que han estado directamente bajo responsabilidad del Estado. Entre heroicos policías, militares, médicos y hasta víctimas presas, suman casi mil, aun cuando el Perú recibió mucho menos visitantes extranjeros que los países aún más afectados. Por ello urgía un cambio de gabinete.

Pedro Cateriano, tiene experiencia, además de calidad personal y capacidad profesional de conciliador.

El responsable del Sector Salud, era un profesional con excelente expediente de vida. Pero su gestión creo dudas cuando afirma tiene una estrategia para adquirir vacunas que aún no existen. Mas aun si se rumorea que hay “expertos” que conforman “comandos” en este propósito, que no son médicos, farmacéuticos, ni biólogos.

A propósito de ello, sería bueno conocer dentro de la necesaria evaluación que se debe hacer sobre la crisis, cuantos llamados “expertos” han recibido dinero, y si están dispuestos a devolverlo. Mario Vargas Llosa, con atino, ha dicho que no es momento aun de establecer responsabilidades. Pero estamos a tiempo aun para pensar que, de ellas, en un futuro cercano, nadie puede ser eximido. 

El responsable del factor Transporte paralizó el país. También se presta a confusión – y genera perjuicios-, luego de cuatro meses de restricciones, aun discuten sobre protocolos para las líneas aéreas, cuando estos ya existen bajo pautas internacionales aprobadas.

Cuando la seguridad nacional y la vida de peruanos está en riesgo, las negociaciones para adquirir vacunas, y otras que afecten al erario nacional o a los peruanos, se deben enfrentar bajo responsabilidad de entes estatales. Para eso está el Servicio Diplomático.  De tal manera actúan otros gobiernos dentro de la Comunidad Internacional. Cualquier desvió a esta práctica, dará resultados que perjudiquen a los peruanos, así como la imagen del país en el exterior.