El Populismo y la reforma legal en la lucha contra la delincuencia

En nuestro país la gente está cansada de la delincuencia, de cómo esta va creciendo día a día y de la aparente inacción del Poder Judicial y otros organismos del estado para solucionar este problema. Parece que falta voluntad política para enfrentar la situación.

Soy miembro de la Asociación Haciendo Patria, un grupo de personas de diversas especialidades -quien suscribe es ingeniero no abogado- y, al igual que miles de peruanos, estamos indignados de ver a ladrones, violadores, sicarios y toda clase de delincuentes ser liberados de manera inexplicable por jueces y fiscales pese a existir medios probatorios o confesiones aceptando culpabilidad. Para frenar estas injusticias es necesario realizar cambios el Código Procesal Penal.  

Luego de ver en un noticiero como un ladrón era puesto en libertad tras ser capturado al arrebatarle la cartera a una mujer, consulté con un abogado quien me dijo que el artículo 86 del código penal establecía que el robo mediante el uso de una habilidad era considerado un delito y no una falta, por tanto, podríamos considerar el arrebato como una habilidad, entonces el ladrón debería ir preso. Consulté el artículo 86 y este no menciona al arrebato como una habilidad, consulté con otro abogado y este me dijo me dijo: “Son dos criterios distintos de interpretación de la ley, para el juez el arrebato no es delito y por ello el ladrón sale libre”.

Con esa simpleza de pensamiento con que la ingeniería me enseñó a diseñar soluciones pensé, ¿y si modificamos el artículo 86 e incluimos al arrebato como una habilidad?, otra abogada me indicó que al ser delitos con penas menores a 4 años igual quien lo comete sale libre, entonces, ¿y si incluimos un inciso estableciendo que los delitos tipificados en este artículo solo pueden ser sancionados con prisión efectiva y no suspendida? Y de esta forma nos aseguramos que el ladrón vaya a la cárcel; muchos me dirán que mi propuesta es populista.

Luego, vi dos casos, uno de asesinato y violación de una menor y el otro de asesinato de una adolescente, en ambos los autores confesaron su delito, les dieron prisión preventiva y casi salen libres porque estuvo a punto de cumplirse el plazo y no había sentencia, la prensa presionó y el fiscal pidió la ampliación de la prisión preventiva; entonces pensé ¿y si creamos un artículo estableciendo que el asesino y/o violador confeso debe afrontar todo su juicio en prisión? Ya no se daría el caso que el juez no sentenció, que el fiscal no pidió ampliación de la prisión preventiva, etc., me llamaron mentiroso, ignorante, populista y por último me dijeron que mi propuesta vulneraba derechos fundamentales, a lo cual contesté “No sabía que querer meter preso a un violador o asesino confeso era vulnerar los derechos fundamentales”, lógicamente no recibí respuesta.      

Seguía yo sin entender porque esa actitud tan complaciente del poder judicial para con los delincuentes y descubrí el “Abolicionismo Legal”, no tiene nada que ver con la esclavitud del siglo 19, a grandes rasgos es una teoría que considera a la cárcel como muy cruel, nadie debe ir preso, esta teoría ha envenado la mente de jueces y fiscales en nuestro país y por ello la delincuencia nos está ahogando.

Creo en las soluciones simples, concretas y sobre todo efectivas, si estas propuestas me convierten en populista, entonces me declaro abiertamente “RECONTRA POPULISTA”.