Cómo va la pandemia del COVID-19, qué dicen los datos

Estamos transitando el noveno mes del año, y el mundo entero, aun soportando los daños a la salud del virus descontrolado, imprevisible, el Coronavirus, que ha causado grave daño a la población. Sin embargo, como una luz al final del túnel vemos que los niños regresan a la escuela, en la lejana China, allí donde se inició la pandemia, en Europa y en otros países de América. O ver, hace unas semanas, un concierto con cientos de miles de jóvenes disfrutando su música preferida en tumulto y diversión, en el centro de la pandemia Wuhan, sin una nueva explosión de contagios. Señal que se ha logrado contener y reducir las infecciones y muertes. Como en una especie de victoria inicial de la humanidad, con la esperanza de una pronta vacuna, en cuya carrera por lograrla van varios centros de investigación de países expectantes y la inmunidad de sus poblaciones.

Como no referir el drama que vivió la ciudad de Nueva York, con miles de contagios y muertes, hasta declinar paulatinamente, o mentalmente retrotraer el drama de países europeos, y los cuadros del ataque del virus en Italia, Francia, España, Alemania, Inglaterra, Rusia, cuyas curvas de contagio tuvieron elevados picos y muertes, hasta su contención y control focalizado, pero ya lejos de la angustia inicial de los meses de marzo, abril o mayo. El hombre y la ciencia a su alcance, aun sin vacuna han visto disminuir la curva de contagios. O acá en nuestro país recordar el drama de los pobladores de la ciudad de Iquitos, que tras miles de contagios, y muertes amainó, como una curva leptocurtica hacia su tramo final, imprevisiblemente. Algunos argumentan la inmunidad de rebaño en dicha localidad. Y así otras ciudades, Piura, Chiclayo, Pucallpa, lejos del drama inicial. Ahora el problema se trasladó a otras localidades, siguiendo el irregular comportamiento del virus mortal.

Que nos dicen los datos de la pandemia? Según cifras de Johns Hopckins University, al 03 de setiembre 2020, el número de contagios en el mundo asciende a 26 millones 102 mil personas afectadas, 864 mil muertes por el COVID-19, con ello calcular la tasa de letalidad promedio mundial, 3,3% de muertes respecto al total de contagios. También, 17 millones 314 mil recuperados. Los cinco países con mayor número de contagios, a la fecha, son Estados Unidos con 6 millones 113 mil contagios, seguido de Brasil con 3 millones 998 mil contagios, la India con 3 millones 370 mil contagios, Rusia Un millón 2 mil contagios, y Perú, con 663 mil personas infectadas, en quinto lugar. Brasil y Perú en el ámbito latinoamericano encabezan el ranking de personas afectadas. Dará pie, a preguntarnos, qué factores condicionaron tal circunstancia. Será la difícil geografía, que recorre la franja costera, sube las cumbres de los Andes y baja al llano amazónico, la persistente informalidad, las dinámicas migraciones internas y desplazamientos que acercaron el virus a todos los rincones, o las vulnerabilidades de la población, el hacinamiento, la debilidad en los servicios de salud, y los servicios en general. Tiempo habrá para el balance final.

También, es necesario comparar el impacto de la epidemia entre países, para lo cual se utiliza la tasa de contagios por cien mil habitantes. El primer lugar lo ocupa Catar con 4,339 contagios por cien mil habitantes, sigue Panamá con 2,199 infecciones por cien mil, tercero Chile con 2,171 contagios por cien mil, Perú en el cuarto lugar, con 2,033 infecciones por cien mil habitantes, Kuwait en el quinto lugar, con 2,026 contagios por cien mil. En el extremo, el recuento de muertes por cien mil habitantes, lamentablemente Perú ocupa el primer lugar en el mundo, en este ranking de la desgracia, con 90 muertes por cien mil habitantes, y una tasa de letalidad de 4,4 muertes de cada cien contagios, superior a la media mundial. Sí, el Perú ocupa el primer lugar en este ranking mortal, lo cual grafica el daño de esta enfermedad en nuestra patria. El segundo lugar lo ocupa Bélgica (86 muertes por cien mil), sigue Reino Unido (63 muertes), España (62 muertes por cien mil), y Chile (59 muertes por cien mil habitantes), son los cinco países que ocupan los primeros lugares en el mundo, en muertes por cien mil habitantes por el COVID-19.

El impacto inicial de la pandemia se ha atenuado en varias latitudes y países, permitiendo el relajamiento de las medidas extremas, reactivando sus economías y el retorno a la vida social, aun consientes de esta “nueva normalidad”, que significa resguardo y convivencia con el virus. En el caso peruano, nos preocupa un aspecto adicional, la extensión de la pandemia, vamos seis meses, del primer caso a inicios de marzo, y el peligro se mantiene latente, aun cuando se evidencia ligera reducción de contagios y muertes, lo cual da la esperanza de un agotamiento de la enfermedad, sin embargo, su extensión es extenuante.