Timida catiliniaria

¿Quousque tandem abutere, Catilina, patientia nostra? fue una frase pronunciada por Cicerón, famosa por ser la primera oración de la Primera Catilinaria. Se traduce del latín al español como «¿Hasta cuándo abusarás, Catilina, de nuestra paciencia?» Pronunciada el 8 de noviembre del año 63 ante el Senado. Con abrupto e incisivo inicio, Cicerón pretende conmover y predisponer a su auditorio a acoger duramente las revelaciones que se propone hacer inmediatamente. La finalidad de esta primera Catilinaria no sólo consiste en la denuncia pública de la trama de la conspiración, sino que expresa que él Cicerón, está enterado de las intrigas de los conjurados. Este hecho serviría además como autoinculpación que supliría la escasez de pruebas; escasez que se colige de la pública presencia de Catilina en Roma y de su asistencia a las sesiones del Senado. El discurso incluye una etopeya de Catilina que insiste sobre el carácter licencioso de sus actividades y una caracterización social de sus partidarios. Cicerón consiguió el objetivo que se había propuesto y Catilina abandonó Roma ese mismo día. Vale la pena leerlos y vale la pena intentar relacionarlos con el último episodio político de vacancia que hemos vivido.

¿Hasta cuándo abusaran de nuestra democracia y de nuestra republica quienes hoy la representan? Continua Cicerón, ¿Cuánto tiempo hemos de ser todavía juguete de tu furor? ¿Dónde se detendrán los arrebatos de tu desenfrenado atrevimiento? ¿No has comprendido, no estáis viendo que ha sido descubierta la conjuración? ¿No ves que tu conspiración no es para nadie un secreto y que ya la tiene todo el mundo por encadenada? (sic) etc. Y nosotros, varones fuertes, creemos hacer bastante por la República si evitamos su furia y sus puñales. (Maeco Tulio Cicerón, primera catiliniaria)

Toda esta retórica se aplicaría a la decadencia que vive hoy el Perú, presto a cumplir 200 años de vida independiente, y decadente. Retórica que no solo podría encajar con la conducta del presidente accesitario, si no de los congresistas, producto de un órdago de oportunismo y aventura. Las instituciones en el País casi no existen, no hay Partidos Políticos, hay mercantilismos políticos.

Yo no soy Marco Tulio Cicerón, y ni por asomo me acerco a su gran retórica, y aunque sea presumido tomar de él, el ejemplo de sus discursos en defensa de la república, es un ejercicio que debe hacerse, aunque resulte burdo en comparación. Es de necesidad vital intentarlo.  Recurriré a una serie de preguntas; muchas de ellas publicadas hace un año en articulo similar, lo que además demuestra que esta decadencia tiene tiempo incubando y es anterior a la nefasta pandemia.

Con qué derecho, Ciudadano Vizcarra, ¿ha fabricado una crisis política que solo tiende nubarrones de desconfianza y desestabiliza al país?, porque ha usado la mentira, y presentando proyectos en carpetas vacías, encendiendo pasiones que ponen en riesgo la paz y la democracia.

Que obscuras motivaciones tiene Ud. primer ciudadano, para tener un doble discurso, ¿queriendo complacer a la masa encanallada y socavar las bases de la República? ¿Por qué Ud. ciudadano Vizcarra no ha sido capaz de construir consensos y convocar a LA UNIDAD DE NUESTRA PATRIA, en vez de apelar al odio y a la mentira? Ha preferido el camino fácil, el aplauso poco ilustrado de las masas, socavando, derribando las instituciones. Ha preferido disolver el congreso, ha enturbiado el Tribunal constitucional, se ha apoderado del Ministerio Público y con el pretexto de las reformas políticas ha debilitado y subyugado al poder judicial. Todo con a bandera de luchar contra la corrupción, todo con la bandera de negra bandera de la mentira.

 ¿No tiene consciencia acaso Sr. presidente, que es Ud. producto de la descomposición de un proyecto de lujo, por el cual los peruanos votaron esperanzados en consolidar su desarrollo y superación económica? ¿Esperanzados en coronar en el bicentenario después de casi tres décadas de crecimiento y mejora en la calidad de vida? ¿Por qué se envuelve en la bandera de la anticorrupción, si Ud.  no es capaz de develar sus actos cuando fue constructor, empresario, miembro del club de la construcción y socio de Odebrecht, si Ud. no es transparente en su vida privada, si Ud. emplea cuanto argumento tiene a su alcance para cambiar la verdad? Sea transparente, que algo de coherencia no vendría mal, pues autoridad, moral ética y política ya no tiene. Quizás le sea residual la autoridad espuria del poder factico, que se devela lentamente, como la pandemia o su propio destino.

¿Por qué Sr. vicepresidente electo, no asume la responsabilidad de su mandato, ya que fue elegido en una plancha y asumió la primera magistratura al renunciar el Sr. Kuczynski Godard?, ¿Por qué no transparenta su actuar como ministro de transportes y su participación en el enojoso tema del aeropuerto de Chinchero, que le ha robado esperanzas a todo el Sur del país?

¿Por qué Sr. Vizcarra, no hace público sus 47 o más o menos procesos judiciales de cuando era presidente de la región Moquegua? ¿No dice que no se corre?, ¿Por qué se cobija bajo las polleras de los medios de comunicación, de las encuestas y de cuanto gonfalonero o guaripolera que se aviene a desinformar? ¿Por qué Sr. presidente, ha creado Ud. una policía política, encabezada por dos fiscales díscolos, y se persigue a todo lo que considere opositor a su proyecto de no hacer nada, de no gobernar?

¿Por qué ciudadano Vizcarra, tiene como asesores personajes que estelarizan tragicomedias palaciegas, escándalos de plumas y lentejuelas, que solo le han quitado autoridad? ¿Por qué a casi 200 días de pandemia y decenas de miles de muertos anónimos cubiertos con la mortaja de mentira, su Gobierno, no ha comprado plantas de oxígeno, ¿e inaugura como suyas las que el pueblo y la iglesia han conseguido con colectas y polladas?

Explíquenos, como ha de resolver los casi 7 millones de desempleados después de sus experimentos de género, de su fracaso en el confinamiento. ¿No dice que trabajaba sin preocuparse en tonterías, mientras en la casa de Pizarro discurrían escabrosas escenas farandulescas? Creo que Ud.  no tiene el más mínimo compromiso con nuestra patria, y sabe dios a que intereses y negras ideologías responde.

¿Qué pasa ciudadano Vizcarra, esta Ud. hipotecado a la gran mafia de Lava Jato, que le importa primero defender los intereses de esa empresa corruptora y someterse a sus dictados?, ¿Dónde quedan los interese del país? ¿Qué son los de millones de pobres que no tienen acceso a salud, educación o jubilación? ¿Es más importante pagar a los medios de prensa que construir hospitales?, Ud. No hizo uno solo. ¿O la culpa la tienen otros?, incluso el gobierno del cual proviene, ¿es este un buen pretexto?  ¿Por qué no respeta las instituciones, no entiende que debemos salvar la República y vivir bajo las reglas de la democracia?

¿Por qué ha prostituido a la prensa, convirtiéndola en un corso de guaripoleras y serviles alquilones? ¿Por qué engaña al pueblo con cantos de sirenas? El poder más corrupto es el que ejecuta presupuestos, el ejecutivo. ¿Por qué se gasta el dinero de los peruanos, de los niños con anemia, en encuestas y publicidad que solo elevan su ego, y dan acicate a su inseguridad personal? Es más barato que recurra a un buen psicoanalista.

¿Por qué no habla con la verdad, es acaso incapaz de ser honesto e integro? ¿Por qué ofrece hospitales y colegios que nunca se edifican? ¿Por qué faltan medicamentos en los hospitales, por qué ha crecido la anemia y la pobreza?, ¿Por qué Sr. Vizcarra la economía se resiente? ¿Será responsable de todo esto algún conspirador?

 Señor Vizcarra, el populismo es una metodología que aconseja muy mal, y termina deponiendo a sus cultores en las mazmorras de la historia.