Una reforma justa del Sistema Privado de Pensiones

Cualquier reforma debe empezar con la devolución del 100% del fondo de las AFP a los ex aportantes

Empecemos situándonos en la realidad actual, la cual es que nadie cree en la honestidad ni en la buena voluntad de las APF ni de los congresistas para una reforma justa del SPP, una gran mayoría de peruanos no confía en los congresistas y piensa que éstos podrían inclinarse a favor de los grupos que manejan las AFP.

Lo cierto es que las pensiones son miserables como las que da la ONP, la única ventaja de la AFP es que se puede retirar el fondo desde los 55 años acogiéndose el Régimen de Jubilación Adelantada (REJA) ; quien tenga buen sueldo y buena continuidad laboral podrá acumular un buen fondo y tendrá una pensión aceptable o si prefiere puede llevarse el 95.%% de su saldo acumulado.

A pesar de las pérdidas en algunos años, las AFP han dado rentabilidades interesantes, por ejemplo, una persona que empezó en el año 1999 y aportó un total de 31,000 soles hasta el 2009, año en que dejó de aportar, tendrá hoy un hoy un fondo acumulado de 135,000 soles, ese monto de le otorgaría  600 soles de “jugosa” pensión.

En una reforma justa del SPP la AFP debe garantizar una rentabilidad mínima anual del 5%, la logran realizando buenas inversiones o la pagan de su bolsillo; la comisión se mantendría únicamente de existir la rentabilidad garantizada del 5%. Puede establecerse que cuando la rentabilidad supere el 5% la AFP obtenga un bono por eficiencia consistente en el 1% adicional sobre la rentabilidad; y la jubilación adelantada debe de ser partir de los 50 años donde se podrá retirar hasta el 95.5% del fondo sin otro requisito. La realidad de nuestro país es que una persona mayor de 50 años difícilmente puede reinsertarse en el mundo laboral.

Las AFP nunca van a aceptar una reforma de esa naturaleza, se les malogra el “faenón” actual, van a llorar, a zapatear, saldrán economistas bien «aceitados» a decir que esto quebrará el sistema de pensiones, que la economía sufrirá un descalabro, es decir, pronosticarán el apocalipsis económico. Solo cuando las AFP vean que se les van los aportantes y su dinero, aceptarán una reforma justa y eso solo se logrará mediante la previa devolución del 100% del fondo a los ex aportantes; primero la AFP devuelve y después hacen su reforma.

Una reforma como esta será favorable para los menores de 40 años. Los mayores con fondos por encima de los 50 mil soles quizás encuentren atractivo dejar su fondo en la AFP pues obtendrán mucha mayor rentabilidad que en un banco, sin embargo, existen muchos ex aportantes que transitan una situación económica difícil aún desde antes de la pandemia y el fondo que tiene les permitiría realizar algún emprendimiento que les permita vivir y generar movimiento económico en lugar de esperar para recibir una pensión que en muchos casos no llegaría ni a mil soles ¿Creen que es una gran beneficio llegara los 65 años con esas pensiones?

En esta pandemia las cosas se ha visto agravadas, hay personas de 45 o 50 años con 1, 2 o más años sin aportar, estos ya no tiene seguro médico y conozco se del caso de personas teniendo  fondos encima de 50 mil soles  han fallecido de Covid-19 porque no tenían para comprar oxígeno y buscarse una atención adecuada; ex aportantes con enfermedades que no pueden atenderse por falta de fondos y al no ser enfermedades terminales las AFP les dicen que esperen a llegar a la edad de jubilación, ¿y mientras tanto? No podrán atenderse y es probable que no lleguen a la edad de jubilación.

¿Esta propuesta es de alto riesgo? ¿podrían quebrar las AFP? En ambos casos la respuesta es si, pero esta es la situación a la que nos ha orillado el desinterés de la AFP por el aportante, la soberbia con que respondían a los reclamos ante la baja del fondo y la complacencia e indiferencia del gobierno. Personalmente considero que las AFP tienen los recursos humanos y financieros idóneos para asumir con éxito el reto de esta reforma solo hay que ponerla en marcha.