Lucrando con la salud

El manejo irregular e ineficiente en la compra de medicamentos para enfrentar la crisis sanitaria no es solo un tema de ineficiencia de gestión y presupuesto, sino que va contra la vida humana al registrarse 80 mil muertos como consecuencia de la pandemia.

Funcionarios del más alto nivel del Estado tendrían responsabilidad política, administrativa y penal pasando por el ex jefe del Gabinete, Vicente Zeballos y el ahora exministro de Salud, Víctor Zamora. Dentro de ese manejo irregular e ineficiente de la pandemia, no fue prudente la compra de azitromicina, ivermectina e hidroxicloroquina, cuya ineficacia ya había sido demostrada por diversos informes científicos.

La Fiscalía como el OSCE, la Contraloría y Congreso deben investigar tales compras. En la adquisición de los fármacos se han cometido varias irregularidades, como haberse omitido los informes científicos que cuestionaban la eficacia de los medicamentos y direccionar la compra en siete empresas.

En un primer momento se habría podido entender que los precios se elevaron por la coyuntura signada por la demanda internacional, pero esto no fue así, más bien se aprovecharon de los recursos del Estado, sobrevalorando los productos y direccionando sus compras.