El liderazgo papal a través de Fratelli tutti

Consideraciones previas

 La palabra ENCÍCLICA, proviene del latín  Encyclia y del griego ekkyklios que significa «envolver en círculo», que es también el origen de la palabra «enciclopedia». Su origen se encuentra en las epístolas del Nuevo Testamento, consideradas como documentos más importantes escritos por los Pontífices. Son cartas solemnes sobre asuntos de la Iglesia o puntos de la doctrina católica que el Papa dirige a los obispos y fieles católicos de todo el mundo. Abordan asuntos religiosos relativos al culto, temas sociales, morales o éticos, dictadas frente a hechos y acontecimientos, para conservar su doctrina o para acoplarse a la evolución de los tiempos, según los nuevos conceptos y comportamientos sociales que se evidencian incontrolables.

Desde el Papa Pío VII que comenzó su pontificado el 14 de marzo de 1800 hasta el presente año, los papas han escrito un conjunto de 275 encíclicas.

Con la presente encíclica, el Papa Francisco nos permite conocer más sobre su forma de entender el mundo y cómo a percepción suya debe mejorar y en qué cambiar. De entrada, expresa que hay algo negativo en el sistema que debe ser cambiado y quien se oponga a este cambio niega la realidad. A lo largo de su escritura critica diversos temas; aquí los más resaltantes:

Individualismo

El Papa Francisco, expresa que en el  actual contexto de pandemia, se descarte lo inútil y se conserve lo útil, el problema es que muchas veces este descarte se hace con las personas, por ejemplo, los ancianos, las personas de diferentes etnias y las personas de menos recursos; es como si los Derechos Humanos que surgen para cuidar la dignidad de las personas solo aplicarían para cierto grupo que viven en opulencia, mientras que la gran mayoría ve pisoteada su dignidad.

Expresa también su crítica sobre, como él la llama, la miopía internacional sobre grandes males del mundo como la muerte de millones de niños a causa del hambre, agrega que no es justa la redistribución actual de recursos. El egoísmo del cual escribe Francisco se ve expresada cuando en diversos regímenes surgen voces que sugieren dejar de ayudar a países pobres, y piden evitar la llegada de migrantes; sin entender los motivos que los lleva migrar (traficantes de personas, carteles de drogas, guerras, crisis económica, etc.)

Con la parábola de El buen samaritano, nos ayuda a reflexionar sobre una tendencia muy generalizada en la actualidad, el de dejar de lado a los más débiles, ignorar al que sufre. Ahora bien, el buen samaritano representaría a todos aquellos que interrumpen su camino para ayudar aquel que más necesite, sin peros. En la actualidad esto no es muy común, puesto que vemos como se ayuda solo al amigo o conocido que, si además me trae beneficios o réditos mucho mejor, esto deja de ser ayuda al prójimo y se vuelve ayuda al socio. Finalmente debemos entender que la fe, esta misma que está enmarcada en el humanismo, nos debe llevar a actuar cada vez que se presenten casos de nacionalismo cerrados, xenofobia, desprecios o maltratos,  puesto que ser buen samaritano no significa solo tratar de ayudar a quienes sufren sino también el de ser crítico con quienes hacen sufrir.

Migrantes

Cita un versículo de la biblia que hace referencia a los extranjeros «No maltratarás ni oprimirás al migrante que reside en tu territorio, porque ustedes fueron migrantes en el país de Egipto» (Ex 22,20); con todo esto invoca a tratar con cariño y respeto al forastero, al extranjero. Para el Santo Padre hay cuatro verbos que deben llamar a la reflexión sobre los migrantes; acoger, proteger, promover e integrar. En línea lo anterior, critica el uso del término “minorías”, ya que a su percepción hace referencia a sentirse asilados o inferior.

Resalta que los inmigrantes llegan con su cultura a enriquecer la cultura local. Invoca a los jóvenes a no verlos como seres peligrosos o sin dignidad y hace hincapié en que no solo se debe recibir a inmigrantes científicos o inversores, sino a todos, sin pensar en el beneficio que supone o no ello; puesto que si lo reducimos todo a un beneficio material convertimos nuestra existencia en un comercio ansioso.

Globalización

 

La globalización nos hace creer falsamente que estamos más unidos, en realidad nos hace más cercanos, pero no nos vuelve hermanos, no hay una fraternidad. Surge la tendencia de una colonización cultural por parte de estas ideologías nuevas de diversos colores que se expresan a través de la imposición de ideas que pareciera querer suprimir el legado cultural  e histórico que a futuro les podría traer oposición, ya que su intención es la de deconstruir todo aquello diferente y empezar de cero, sin memoria, tal cual mejor los beneficie.

La característica común de estas ideologías es que no tienen la intención de crear un “nosotros” sino más bien agruparnos por afinidad, se centran en ridiculizar a quien piense distinto. El Papa Francisco expone la acción común de muchos países ricos que buscan expandir su cultura, homogenizar, guiados por intereses económicos; el problema radica cuando miembros de las clases pudientes de países pobres, aceptan esto sin cuestionar, para ello previamente denigran su identidad nacional.

Para lo anterior, su santidad, invoca a la esperanza como camino para proseguir y a la fraternidad como herramienta, como ejemplo menciona a los trabajadores de primera línea que en esta pandemia enfrentan valientemente a un enemigo invisible, pero los menciona para recalcar que todos estamos vinculados y que para salvarnos debemos estar unidos.

 Pena de muerte

El principal argumento contra la pena de muerte es que a los condenados se les restringe la posibilidad del arrepentimiento. Como buenos cristianos debemos evitar satisfacer necesidades de venganza sino más bien, curar la llaga de esos pecadores, ayudarlos a reincorporarse a la sociedad.

Otro argumento para estar contra la pena de muerte es que al matar al individuo se le libra de una condena larga en la cual pueda reflexionar sobre sus actos; además que hay sistemas carcelarios ineficientes que podría llevar a condenar a inocentes. Agregar que las condiciones de prisión deben ser óptimas ya que estos criminales también tienen dignidad humana y si se les reconoce eso a ellos, entonces será más simple hacerlo con los demás.

Economía

Continuando con sus escritos, nos explica sobre la propiedad y para esto hace referencia al principio de uso común de los bienes, esto supone que son creados para todos y que en base a esto surge el derecho secundario de la propiedad privada. Es por tal motivo que, a su parecer, los empresarios deben orientar sus potenciales en promover, a través de trabajo, la salida de la miseria de muchas personas.

Nos recuerda también que si una nación es próspera esta debe ayudar a las naciones menos favorecidas a serlo, para ello debe generarse una nueva forma de relaciones internacionales en donde la cooperación sea centro. Para ejemplo, el pago de la deuda externa de algunos países pobres; se reconoce que toda deuda debe ser pagada legítimamente, pero hace hincapié en que esto no debería llegar a comprometer la subsistencia y crecimiento del país endeudado.

La especulación financiera causa estragos, por tanto, cuestiona la idea general de que bastaba con el libre mercado para que todo vaya bien, la situación actual nos demuestra que no es así. Se debe repensar todo y volver a poner al ser humano como centro de la sociedad.

Actualmente, los estados nacionales son débiles frente a intereses económicos transnacionales, en ese sentido se debe fortalecer organizaciones mundiales para que sean más eficaces y que logren imponer autoridad; con esto hace alusión a la ONU de la cual pide darle mayor legitimidad en el espectro mundial, sin que esto signifique perjudicar la soberanía de cada Estado.

Populismo

En esta parte hace un comentario en el cual busca explicar la diferencia entre los términos populista y popular. Entiende que la sociedad debe ser expresada como algo más que la suma de individuos y para ellos se debe usar el sustantivo pueblo y al adjetivo popular, expresa que pueblo es formar parte de una entidad común hecha de lazos sociales y culturales. Ahora bien, hay líderes populares que canalizan los intereses de la sociedad en búsqueda de un interés colectivo. El problema es cuando se degenera en un insano populismo en donde este líder instrumentaliza la cultura e intereses del pueblo en su propio beneficio.

Otra forma de degradación popular es el inmediatismo, puesto que el objetivo de este es ganar votos. Es correcto que un Estado ayude económicamente a personas que menos tiene a través de programas sociales, pero estas ayudas deben ser provisionales ya que lo ideal es que se genere trabajo digno; con el cual la propia persona y sus capacidades logren desarrollarse íntegramente en la sociedad, es decir producto de su esfuerzo.

Fraternidad

Escribe que la caridad debe ser complemento de valores morales y que el amor va más allá de acciones solidarias, se trata de considerar valioso, digno y bello (no físicamente) al otro; ya que el amor es una herramienta universal para abrirse con los demás, nos permite salir de los límites autoimpuestos.

Hace un llamado a los gobiernos para apoyar a todos, incluidos los débiles y menos talentosos, sin importar que esto sea menos rentable ya que es así como funciona la fraternidad, orientado sus acciones en beneficio de las personas y no de las ganancias monetarias, en síntesis, ser solidarios porque serlo implica hacerse cargo de los demás, cuidar la fragilidad del prójimo. Con esto promueve la idea de fraternidad y de una organización mundial eficiente que colabore en la solución de los problemas más prontos.

Otro elemento es el diálogo, que es presentado como intermediario entre la indiferencia egoísta y la protesta violenta. El diálogo implica escuchar la opinión contraria, incluso si nunca será apropiada por uno, esto no es problema ya que  las diferencias son necesarias porque crean tensión y la solución de estas expresa la evolución de una sociedad madura.

Un pacto social debe ser comprendido por aquellos que tienen una forma distinta de ver las cosas, debe entonces existir un pacto cultural. Lo anterior se ve de ejemplo cuando culturas modernas desprecian a los pueblos originarios porque estos últimos tiene una forma distinta de percibir el progreso ya que para ellos, el progreso no está orientado al beneficio de unos cuantos pocos sino más bien en el cuidado de tu entorno natural.

 A modo de conclusión

Tentativamente se puede concluir que esta Encíclica expone la deshumanización de las sociedades contemporáneas que es consecuencia de un liberalismo mal interpretado y del populismo que instrumentaliza a los individuos para manipularlas y oprimirlas.

Cabe reconocer que «entre las causas importantes de la crisis del mundo moderno están una conciencia humana anestesiada y un alejamiento de los valores religiosos, además del predominio del individualismo y de las filosofías materialistas que divinizan al hombre y ponen los valores mundanos y materiales en el lugar de los principios supremos y trascendentes». [1]

Es por eso que debemos volver a promover el bien, para nosotros mismos y para toda la humanidad, y así caminaremos juntos hacia un crecimiento genuino e integral. Cada sociedad necesita asegurar que los valores se transmitan, porque si esto no sucede se difunde el egoísmo, la violencia, la corrupción en sus diversas formas, la indiferencia y, en definitiva, una vida cerrada a toda trascendencia y clausurada en intereses individuales. [2]

 Finalmente, en esta Encíclica se cuestiona la idea general de creer que bastaba con el libre mercado para que todo vaya bien, que este se regula solo; la situación actual nos demuestra que no es así. Se debe repensar todo y volver a poner al ser humano como centro de la sociedad. Ojalá, luego de esta pandemia, aprendamos a dejar de lado el egoísmo y el consumismo; ojalá que el sufrimiento sea lección para entender que nos necesitamos los unos a los otros.

[1] Título, “EL FUNDAMENTO ÚLTIMO”, página 113.

[2] Título, “PROMOVER EL BIEN MORAL”, página 46.