Jugada de ajedrez

Los intereses personales distraen la jugada de intereses económicos, sociales, de salud y políticos, donde piezas del poder fáctico requieren cubrirse de manera alguna. Ciertos líderes saben que el tiempo se encargará de ellos. El poder no debe ser usado para salvar injusticias.

Para algunos la vacancia es justificada. Incluso personas privadas de su libertad promocionan la misma a vista y paciencia de todos. Por otro lado, la aceptación popular de los congresistas -para variar- es mala, por lo que insistir en la vacancia no le suma al Perú, ni a la estabilidad nacional. Gobernar el país requiere gente con preparación, no improvisados que buscan su sola conveniencia.

Esperamos que la novela que tiene como protagonista a Vizcarra, no llegue a ser un capítulo tenebroso para la gobernabilidad del país. El ajedrez es un juego de estrategia, no de improvisación. Acaben de una vez este circo político-judicial; piensen en el Perú y trabajen seriamente. Digan las cosas como son y que el interés mayor sea el país.

Lo más razonable es que el señor presidente, que sabe que no está concentrado en trabajar por el país, asuma una labor pasiva y prepare su defensa, mientras que el jefe de Gabinete asuma la responsabilidad de gobierno. El Perú no puede parar.

Los hechos avanzarán y hacia diciembre podremos tener un forzado caos político que llevaría a postergar elecciones. Más por caprichos, que por elementos objetivos. Mientras que la crisis política, económica y social mantendría su rumbo.

No hay involucramiento político en avanzar; las decisiones sustanciales para el país están en el congelador. La improvisación y corrupción sigue rampante y consumiendo la esperanza del país. Ofrecen simples promesas mientras la población ya apechuga las consecuencias.

No se han dado soluciones para que la ciudadanía se sienta parte del Estado. Es por ello, que la población se rehúsa a participar en política. Se requiere menos familiaridad y más liderazgo con acciones pertinentes, valores y compromiso.

Se requieren mensajes y acciones claras que apunten a erradicar hasta a los ´poquito corruptos y mentirosos´. Política es profesionalismo y capacidad de gestión al servicio de la población; no es improvisación.  Amor por el Perú, moral, valores, principios, lealtad y haber sido exitosos en su vida son características importantes en la siguiente generación de políticos.

Involucrémonos por el Perú. Elijamos bien a los gestores de la nación, es tiempo de dar paso a los mejores. Depende de nosotros. Trabajemos por el Perú.

*Ciudadano, emprendedor y docente.