Comienza batalla entre el Reino Unido y la UE

El dominio de Londres en el multimillonario mercado global de derivados está en riesgo después de que un regulador dijo el miércoles que los bancos de la Unión Europea deberán usar plataformas de operaciones dentro del bloque después de que se complete el Brexit el 31 de diciembre. 

El acceso sin restricciones de la City de Londres a la Unión Europea, su mayor cliente, terminará cuando expiren las disposiciones de transición del Brexit, y Bruselas quiere que las operaciones de derivados denominados en euros permanezcan bajo su jurisdicción. 

La Autoridad Europea de Valores y Mercados (AEVM), con sede en París, confirmó el miércoles que desde el 1 de enero los inversores de la UE tendrían que usar plataformas de dentro del bloque o de un país externo a la UE que haya recibido la “equivalencia” o permiso, como Estados Unidos. Esto significa que las sucursales de los bancos de la UE en Londres enfrentarán requisitos contrapuestos del bloque y Reino Unido sobre dónde negociar derivados. La City de Londres se promociona a sí misma como el lugar de referencia a nivel mundial para el comercio de derivados. 

La decisión es el primer disparo de la batalla entre Reino Unido y la UE para quedarse con el lugar del comercio internacional de derivados en Europa, comentó un analista.