Se amplía el cisma en la banca de EE.UU.

Nueva York.- La mayoría de los grandes bancos estadounidenses tuvieron un buen 2020 en los segmentos de inversión y gestión de activos, pero no en los de préstamos y banca comercial.

JPMorgan Chase, el mayor banco estadounidense, es una buena muestra de los desempeños divergentes entre los segmentos de banca tradicional, acosada por la crisis de la economía real, y la de inversión, que tuvo un 2020 positivo.

La entidad que dirige Jamie Dimon cerró 2020 con un beneficio neto de 29.131 millones de dólares, un 20 % menos que en 2019, pero fue en el apartado de banca de inversión (con un aumento del beneficio del 43 %) donde el banco brilló.

Bank of America, el segundo banco del país, presentó este martes una caída del beneficio neto en 2020 del 35 %, hasta los 17.900 millones de dólares, con un peor desempeño en la banca comercial tradicional, que registró una caída anual de las ganancias del 50 %, y solo mejoras en la de inversión global,  que duplicó el beneficio comparado con 2019.

La gran banca estadounidense recondujo el año en el último trimestre al poder liberar centenares de miles de millones de dólares en reservas, apartadas a petición de la Reserva Federal para hacer frente a posibles problemas en el sistema bancario derivados de la pandemia.