La Vero, CADE y la vacuna

Verónica Mendoza ha afirmado en CADE, que los corruptos buscan privatizar la vacuna, buscan hacer negocio con la pandemia. Desde luego hay quienes no solo buscan beneficiarse económicamente en esta crisis, si no también han querido jugar a dios, decidiendo con la vacuna quien si y quien no, en relación a sus apetitos de poder. Pero Mendoza generaliza al hacer estas afirmaciones, por tanto, miente.

La candidata del progresismo ha dicho «Necesitamos cambiarlo todo. Lo que hemos visto en los últimos días ocurre precisamente porque todo se convierte en mercancía, porque se pone por delante el lucro y la ganancia, por encima incluso del bien común y de la vida”. La Vero rechazó que ciertas personas estén tratando de impulsar que el sector privado pueda vender la vacuna contra el coronavirus. “Es fundamental reivindicar la salud como un derecho y discrepo aquí contundentemente con quienes quieren aprovechar el escándalo de las vacunas para convertirlas en un negocio”

Lo que yo creo que hace la candidata, es convertir el escándalo de las vacunas en una mentira ideológica, y por tanto en una maniobra que solo busca votos. Veamos:

La salud no es un derecho por conquistar, ni que deba inventarse en una nueva constitución, Ya existe, y desde mucho antes de la que  izquierdistas y otros extraviados llaman  la constitución de la dictadura ( ese es ya otro tema). Olvido mencionar que la salud es una función primordial del Estado que socialistas y caviares han descuidado, La gran transformación que gesto en Paris   poco hizo. Olvida también que la Salud es ahora gestionada por los caviares y lo hacen mal. Recuerda al ministro Zamora o Voldemort, recuerda las medidas de pico y genero del  apostador Farik Matuk, ambos conspicuos socialistas. Que solo han creado asimetrías como las del vacuna gate. No mienta por votos.

La intervención del sector privado, es necesaria, útil y urgente; serviría para eliminar las ineficiencias y corrupción que ha inundado al Estado, precisamente en la gestión de la pandemia y más propiamente de las vacunas. Ya ha quedado demostrado que la mayor corrupción la personalizan sus camaradas, socialistas y caviares como el FAMOSO DOCTOR MALAGA que no solo ha convertido la vacuna en mercancía, en fuente de beneficio personal y familiar; si no en medio de coacción política y moneda de cambio al servicio de  Vizcarra , el lagarto y otros eslizones,  además de favorecer  la compra de la vacuna  únicamente de laboratorios de la Republica SOCIALISTA  de China.

La intervención del sector privado, permitiría replantear las prioridades y atender y facilitar que  los sectores más vulnerables alcancen más rápidamente la vacuna. No significa esto  que el Estado deje de seguir suministrando. Tampoco significa que el sector privado participe para VENDER la vacuna, esta circunstancia podría darse mas adelante como ya sucede en ciertas latitudes donde la vacuna se comercializa en supermercados y farmacias.

La intervención del sector privado no implica que el Estado se subrogue de su  obligación, que debe ser  adquirida  y suministrada por cualquier laboratorio que ofrezca las garantías clínicas y científicas suficientes, así como al mejor precio, no el más caro como se hace ahora.

Hablar del sector privado no significa que esta intervención sea un negocio, se trata mas bien de un aporte a la reactivación económica  y en muchos casos una inversión en el potencial humano productivo. Ahora mismo muchas empresas privadas pagan las pruebas moleculares ( que el estado progresista de «todos y todas» no provee). Las pruebas moleculares cuestan entre 240 y 430 soles, valor con el que se puede adquirir varias dosis de vacunas.

Incluso la comercialización de vacunas, no significa privatizar su suministro, que además el Estado  no tiene. NO HAY  VACUNAS para los 33  millones de Peruanos. No se puede privatizar algo que no existe, nuevamente se miente y se crea conmoción.

En la lógica de la Ideología  caviar y progresista, primero deben cambiarlo todo y hacer una nueva constitución, solo así la vacunación será universal  y gratuita, para eso  Candidata Mendoza pasaría mucho tiempo y la población estaría diezmada.

La candidata de la izquierda, solo incendia la pradera y pretende que la inmunidad es una cosa de ricos y pobres, Falso, vencer la pandemia es un objetivo nacional y es cuestión de supervivencia. Yo creo que solo el mercado y no el Estado pueden resolverlo. El capitalismo alienta la verdadera solidaridad. Una economía de libre mercado personifica el concepto tradicional de solidaridad. Ningún sistema jamás concebido ha sido tan conducente a la paz, la prosperidad y la deconstrucción de las barreras sociales y culturales como el capitalismo.

Cuando  un  peruano promedio compra en  un supermercado , su cesta típica puede contener mercancía de todo el mundo. esas compras sin que nos demos cuenta, ayudan a mantener a las familias de casi todos los países de la tierra, de toda una serie de culturas – que pueden adorar a muchos dioses o no – todas trabajando juntas para proporcionarnos los bienes que deseamos comprar.

¡¡Esa misma regla se puede aplicar a las vacunas!!

El capitalismo Sra. Mendoza, fomenta la cooperación y la interdependencia a una escala que ningún planificador central podría soñar.  El sector privado debe y puede intervenir, es también la mejor manera de trasparentar la gestión de la pandemia.

Recuerde Sra. Mendoza «La solidaridad no puede venir a través de la compulsión».¿ O piensa expropiar farmacias, clínicas y cuanta empresa se dedique a la salud?

De hecho, si la solidaridad ha de tener alguna fuerza moral, no puede ser generada a través de la compulsión. El Socialismo, Señora Mendoza es coacción, bajo el socialismo, el significado de la palabra SOLIDARIDAD se transforma completamente, de una interdependencia voluntaria y mutuamente beneficiosa entre sí, a una dependencia obligatoria y absoluta del Estado y de los que están por encima de nosotros que toman decisiones en nuestro nombre. Así se genera más fácilmente que se vacunen primero aquellos que tienen un carguito, (como bien lo ha señalado) que MISERABLES como el Dr. Málaga, socialista combativo; decida sobre la vida y la muerte.

Ya lo estamos viviendo las políticas del socialismo y de los caviares no funcionan.