Percepciones

NB1. Es la guerra

El gobierno caviar pro – comunista del Perú nos ha declarado la guerra a los creyentes en la fe cristiana al decretar una cuarentena en los días de semana santa que es cuando conmemoramos la Pasión, Muerte y Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo. Es una guerra abierta donde habrá vencedores y vencidos.

Es también el colofón del último y mayor ataque contra los peruanos que tenemos fe en Dios siendo el 95 % de la población quienes asistimos a los templos, sinagogas y mezquitas en el Perú, hoy clausurados durante Semana Santa por orden del gobierno caviar ateo presidido por el ridículo ese de Barrios Altos que alucina ser noble inglés. Para colmo se han apropiado del color morado del Señor de los Milagros en sus procesiones del mes de octubre, con el objetivo de lucir este color en sus asuntos políticos.

Olvidan los ateos que el Perú fue hace 500 años el primero en dotar con Santos Americanos, desde Alaska hasta la Patagonia, al santoral católico: Santa Rosa de Lima, San Martín de Porres, San Francisco Solasco, San Blas. Desde octubre de 1746 cuando un terremoto asoló la pequeña Lima de entonces y el Callao, sobreviniendo una pared donde hoy se levanta la iglesia y el convento de las Nazarenas, con una pintura del Cristo moreno hecha por un esclavo, la procesión del Señor de los Milagros es la concentración de fieles más grande del mundo con más de un millón de caminantes en su fecha principal y ahora las hay en varias ciudades de América.

De modo que este ataque artero del comunismo ateo tendrá consecuencias definitorias para la existencia de los vencidos. El hecho comentado me hace recordar frases alusivas de JM Pemán: Guerra exclamó ante el altar el sacerdote con ira; guerra exclamó la lira con idéntico cantar.

NB2.-  Le atribuyen a Vizcarra dotes de estratega político que no tiene por el pequeño tamaño de su cerebro. Su principal activo es ser un criollo vivazo, inescrupuloso, ignorante con baja comprensión de lectura. Su única meta actualmente es ser elegido por el pueblo que recibió bonos 600 para convertirse en legislador. Obtenido ésto está dispuesto a comprar a 80 congresistas para que le designen presidente del parlamento. Dejará pasar unos meses para que parezca normal y entonces exigirá a esos 80 congresistas que procedan a vacar al presidente de la república recién elegido para convertirse él en presidente del Perú, acorde con la Constitución. A partir de entonces incumplirá en convocar a nuevas elecciones y procurará quedarse en el poder político por unos 10 años por lo menos.