Nuestra constante lucha

Con este título publiqué mi más reciente libro, el que acaba de aparecer en el Perú. Se adelanta en 500 páginas -en narrativa en forma de novela histórica- en advertir hechos que nos ocupan hoy diariamente, como la competencia internacional por las vacunas y el comportamiento social de los peruanos. Especialmente de la clase política.

En la mayoría de países del mundo no se ha tenido el éxito esperado en esta lucha contra el virus. El sistema internacional mostró sus debilidades. Pero hay países en los que prevaleció la arrogancia de políticos que no han sabido reconocer sus carencias. Ahora el debate se centra en lo de las vacunas, porque es patear la cosa para adelante. Y olvidamos los daños colaterales de miles de personas que han sufrido y siguen pagando consecuencias del virus.

Es la lucha de todos nosotros, unos para sobrevivir, otros para servir. Es también la de los periodistas en el bregar diario andando por los duros caminos y desafíos para encontrar la verdad y transmitirla debidamente en el modo más rápido Para los que nos leen o escuchan constituye un derecho el estar informados con veracidad y prontitud

Mas allá de ello, los escritores procuramos marcar esta época, y debemos esforzarnos en trascender el ámbito del mero entretenimiento.  Aun cuando tengamos que ocuparnos de cosas trágicas, como narrar los más diversos aspectos sobre la pandemia y sus tremendas consecuencias, las que indudablemente se fijarán en la historia universal

Por ello, este libro cuenta con un prólogo del historiador y embajador Juan del Campo y está avalado por la recomendación de escritores, periodistas y politólogos.

 Nadie aun en nuestro país ha logrado publicar una historia tan completa sobre esta crisis y su complejidad, en tiempo real. Es una contribución especial, porque refleja las más diversas reacciones de personas, así como autoridades, en distintos países del mundo. Un análisis hecho por un diplomático que tiene su origen en varias nacionalidades, que lo hace verosímil cuando analiza espectros culturales más diversos. En el libro, el Perú es mi punto de reflexión constante.

En Nuestra Constante Lucha se describen asimismo escenarios a futuro, sobre catástrofes para las que tampoco la Humanidad está preparada.  Posiblemente habrá imitadores que escribirán sobre sus vivencias en la época de la crisis sanitaria, pero creo que este libro sintetiza la visión internacional sobre un problema que rebasa todas las fronteras.