Enfrentamientos entre periodistas

POR REPORTAJE DE AL JAZEERA

Caso: Alberto Gómez de la Torre contra Daniel Yovera y Paola Ugaz.

La difusión en diciembre de 2016 del reportaje The Sodalitium Scandal por la cadena árabe Al Jazeera no deja de dar noticia. Esta vez por el cuestionamiento hecho por el periodista Miguel Ramírez a la rigurosidad del referido reportaje elaborado por Daniel Yovera y la respuesta realizada por el periodista Edmundo Cruz. Con ocasión de esta última publicación, hicimos una investigación cuyo resultado presentamos a continuación.

En diciembre de 2020, Miguel Ramírez publicó un informe periodístico que se ocupa de desentrañar las falsedades y omisiones periodísticas del documental “The Sodalitium Scandal” que dañaron gravemente el honor de Alberto Gómez de la Torre Pretell  (El informe se puede encontrar aquí: https://drive.google.com/file/d/1SrrbszNa098muxqG0CfhPVE_c5Mwks2t/view?fbclid=IwAR1vgoBIuK4QYPxX0rTnFfLquKhoallBG79WO3wRBwKof9oqFYxdCWaPy_0).

La periodista Mariela Balbi realizó sobre la base de ese informe un reportaje que evidenció las serias falencias del reportaje de Daniel Yovera (Para ver el documental: https://www.youtube.com/watch?v=cJhj7oaPyhw&t=8s). La respuesta ha sido un alegato de defensa elaborado por Edmundo Cruz titulado “La querella y los riesgos de investigar al poder” (https://ecruzv.lamula.pe/2021/03/18/la-querella-contra-la-prensa-y-los-riesgos-de-investigar-al-poder/edmundocruzv/ ).

El veterano periodista de La República sostiene que el reportaje de Yovera reúne los requisitos esenciales de un reportaje de investigación, aunque reconoce expresamente que tiene insuficiencias como cualquier investigación periodística. Lo que queda claro para Cruz es que Yovera no habría actuado por una inquina personal.

Sin embargo, al ser consultado sobre el particular, Gómez de la Torre se pregunta: “¿por qué, si no ha actuado con dolo, nunca hizo nada para rectificar el reportaje cuando sus testigos fueron condenados por difamación?”.

Para Cruz, la rigurosidad del reportaje se sostiene en un dato objetivo: Gómez de la Torre pagó grandes sumas de dinero a miembros de la banda La Gran Cruz. Nuestra investigación arroja que, si bien Cruz identifica correctamente que la discusión gira en torno a la motivación del pago, obvia decir que a Yovera le hicieron llegar sendas decisiones judiciales y fiscales que, luego de una extensa investigación, desestimaron la hipótesis planteada por Yovera.

Preguntado sobre el tema, el abogado de la Asociación Civil San Juan Bautista, Percy García Cavero, señala: “mucho antes de que concluya el reportaje, le envié a Yovera una resolución judicial firme que excluía del proceso penal a Gómez de la Torre por no haber tenido ninguna intervención en las usurpaciones discutidas (Carpeta Fiscal 398-2012) y le informé documentadamente que en la investigación contra la Gran Cruz tenía solamente la calidad de testigo”.

“Nada de eso, añade García Cavero, fue referido por Yovera en un reportaje hecho casi cinco años después de ocurridos los hechos”.

Gómez de la Torre sostiene no entender el cuestionamiento que hace Cruz al informe de Ramírez por no indicar si éste actuó por encargo suyo. “El Sr. Yovera, dice Gómez de la Torre, también hizo el reportaje por encargo de Al Jazeera. ¿Cuál sería el problema si es que yo encargué una opinión experta sobre un documental que me ha destruido la vida?”.

Es más, Gómez de la Torre se pregunta: “¿El Sr. Cruz es amigo de Yovera o de Paola Ugaz? De ser así, ¿no hubiera sido conveniente revelar esa información en su artículo para advertir al lector de ese factor que podría afectar la objetividad de la opinión?”.

Lo que más sorprende a Gómez de la Torre es que Edmundo Cruz sostenga la credibilidad de los testigos, a pesar de sus antecedentes criminales. En sus palabras: “Es cierto que un colaborador eficaz es un delincuente, pero Cruz olvida que al colaborador eficaz no se le cree, sino a las pruebas que ofrece para corroborar lo que dice. Y aquí la pregunta es: ¿Qué pruebas ofrecieron los testigos del reportaje de Al Jazeera para corroborar lo que dijeron? Nada”, dice Gómez de la Torre. “Por eso, fueron condenados por difamación en mi agravio”.

Incumplimiento al deber de informar

Pedimos la opinión del abogado García Cavero sobre lo afirmado por Cruz cuando dice que no hubo respuestas por escrito a los cuestionamientos a Gómez de la Torre.

Al respecto, García revela una información que resulta clave para entender lo sucedido. Él señala: “antes del cierre del reportaje, el 2 de noviembre de 2016, le envié a Yovera 23 documentos con todas las pruebas de las mentiras y falta de credibilidad de sus testigos. Luego tuve un intercambio de hasta 10 mails contestando a varias preguntas y finalmente le envié una carta notarial con respuestas escritas a cada una de las preguntas que me iba a hacer en una entrevista. Ninguno de los documentos y mucho menos las respuestas fueron utilizadas por Yovera para corroborar lo dicho por sus testigos. Es más, Yovera dice que los documentos se los envié cuando ya había terminado el reportaje, lo que es desmentido por las fechas de los mails que intercambiamos”.

Tuvimos acceso a los correos electrónicos que menciona el abogado García y que a continuación reproducimos.

Enviamos un correo al Sr. Yovera para que nos indique por qué no utilizó esta información en su reportaje. El Sr. Yovera argumentó que no respondía porque no encontraba el nombre del editor en la Reniec y exigía “identificación plena” para comentar. Extraño que un periodista ponga ese requisito inusual. Hasta un lego en el oficio,  que haya visto películas como Todos los Hombres del Presidente o Spotlight sabe que los periodistas hacen entrevistas por teléfono, correo o incluso presenciales y hasta en abordaje callejero sin otro requisito que dar su nombre y el del medio en el que trabaja.

En fin, retornando al tema central, y como señala el Código de Ética de la Federación de Periodistas del Perú, todo periodista está obligado a la verdad, que hay que buscar para asegurarse una versión fidedigna de los hechos. Solo de esta manera se puede ser imparcial e independiente.

Recurrimos también al Código de Ética del Colegio de Periodistas del Perú que también señala que el periodista tiene el deber de publicar informaciones cuyo origen haya sido plenamente verificado “… sin suprimir, desnaturalizar, ni añadir hechos que puedan tergiversar la información”.

Por lo dicho, el periodista Daniel Yovera debió al menos, rectificarse por haber publicado información incompleta que ha provocado un grave daño al honor de personas como el Sr. Gómez de la Torre.