El blanqueamiento de Castillo

Aunque la semana pasada visité el consultorio de mi dentista, el Dr. Fuller, después de más de un año, para una limpieza y revisión dental; en este artículo no me estoy refiriendo al tratamiento de blanqueamiento dental que se pueda haber realizado el señor Castillo para su presentación en el debate, sino al esfuerzo desesperado que están haciendo algunos medios de comunicación como el Grupo El Comercio y las ONG caviares, para tratar de disfrazar o “suavizar” los planteamientos radicales del partido Perú Libre y su candidato el señor Castillo.

Como ustedes saben, siempre consulto las fuentes y hago una pequeña investigación del tema que voy a tratar, para poder así brindar información exacta a mis lectores. Es así que estuve buscando en varios medios el Plan de Gobierno de Perú Libre escrito por Vladimir Cerrón, el jefe de Castillo. Al revisar el resumen de dicho plan en los artículos que encontré de Canal N, El Comercio, América Televisión, RPP, Exitosa, entre otros; me sorprendió la visión romántica e idealista con la que todos ellos presentan dicho plan de gobierno. Parecería que Castillo es un Robín Hood moderno que busca ayudar a los pobres con los recursos del estado mediante lo que ellos llaman “justicia social”. Sin embargo, cuando finalmente encontré el Plan de Gobierno presentado ante el Jurado Nacional de Elecciones, con sus 77 páginas y lo leí en su totalidad, el romanticismo se fue al tacho y salió a relucir el horror de lo que realmente propone el partido Perú Libre.

No tienen que creer mis palabras cuando afirmo que sería el fin del desarrollo económico que ha vivido el país durante los últimos 30 años (con sus altos y sus bajos) y nos hundiríamos en la miseria y pobreza durante décadas, solo tienen que leer ustedes mismos lo que allí está escrito.

Para mencionar brevemente alguno de los puntos que nos harían más daño de ser implementados en el país tenemos: la eliminación de la constitución actual y el cambio total del modelo económico, la estatización de los sectores estratégicos como el minero, gasífero, petróleos, hidroenergéticos, comunicaciones y otros que ellos decidirán según su conveniencia. Eliminación de la ley de Reforma Magisterial (que busca profesionalizar a los maestros), implementar un sistema de salud nacionalista al estilo boliviano y cubano, regulación de precios de las clínicas privadas, creación de una línea bandera (al estilo de la quebrada Aeroperú), promulgación de la ley de regulación de contenidos de medios de comunicación, restricciones a la libertad de prensa, confiscación de tierras de los proyectos de irrigación.

La eliminación de organismos del gobierno central como el Ministerio de Trabajo, el Ministerio de Salud, el Ministerio de Transportes, el Ministerio de Agricultura entre otros del gobierno central y trasladar todas las competencias y presupuesto a las regiones (los recursos serían administrados por los gobernadores regionales. Hoy en día hay más de 10 gobernadores regionales presos, sentenciados o con procesos judiciales por corrupción, incluyendo a Cerrón). Propone la eliminación de las AFP, la anulación de los tratados de libre comercio, la renegociación de los contratos para que el estado se quede con el 80% de la renta y los privados con el 20% o su nacionalización. Plantea la prohibición de la tenencia legal de armas por parte de los civiles, el desmembramiento del comando central de la policía y su conversión en una policía municipal. Además plantea otorgar el marco legal para que “el pueblo debidamente organizado” participe en la seguridad ciudadana (al mismo estilo que los grupos paramilitares que apoyan al régimen de Maduro en Venezuela conocidos como los “colectivos”).

Si todo ello no les parece desastroso, no se olviden de los vínculos que tiene Castillo con los integrantes del brazo político de Sendero Luminoso, “Movadef”. No quiero “terruquear” a Castillo, como él tanto se queja, pero recordemos que cuatro de sus congresistas electos tienen sentencias por terrorismo, inclusive uno de ellos, Guillermo Bermejo, está siendo procesado el día de hoy por el delito de terrorismo.  El mismo Castillo ha prometido amnistiar al asesino Antauro Humala y no sería sorprendente que amnistíen al asesino Abimael Guzmán, pues inclusive el señor Jorge Paredes Terry, segundo de Vladimir Cerrón, no lo considera como tal. La vocera de Perú Libre, Martina Portocarrero, se negó a responder si el principal agente de terror en la década de los ochenta es una agrupación terrorista. Para ella, “ya no se ve a gente de Sendero Luminoso, ni siquiera en la zona del VRAEM”. Ella respondió ante la pregunta, si SL era una agrupación terrorista: “No me saque lo que yo no quiero decir. Si son o no terroristas, han sido juzgados y ese proceso ya terminó”.

No señores de Perú Libre. El terrorismo y Sendero Luminoso no son un “proceso que ya terminó”. Por más que las organizaciones de izquierda quieran reescribir la historia del país, el terrorismo sí existió y sigue presente. Los movimientos de izquierda que se han infiltrado hasta controlar el Ministerio de Educación a través del SUTEP y el CONARE-SUTEP, se han pasado los últimos 30 años adoctrinando a nuestra juventud hasta convencerlos que el terrorismo nunca existió, sino que vivimos una “guerra de baja intensidad”, que Abimael Guzmán es un preso político y que las fuerzas armadas fueron las que asesinaron y masacraron miles de campesinos en dicha lucha. ¿Qué otra explicación podemos encontrar a la amnesia colectiva de la que sufren todos los dirigentes izquierdistas cuando hablan sobre el tema?

El día de hoy, movimientos radicales de izquierda como Perú Libre de Castillo que se denomina socialistas, marxistas, leninistas, mariateguistas, pretenden aprovecharse de la democracia débil que tenemos para llegar al gobierno mediante el voto popular y luego en el poder instaurar una dictadura de izquierda como en otros países. Castillo ni siquiera obtuvo el 16 % de los votos, lo que representa menos de 2.7 millones de personas. Lo que quiere decir que más de 23 millones de electores no votamos por Castillo y que su ideología no nos representa. Recordemos que los grandes tiranos de la historia como Hitler, llegaron al gobierno mediante elecciones populares y una vez en el, cambiaron las reglas democráticas para perpetuarse en el poder.

Mientras en países como Estados Unidos se desterró este tipo de ideologías de izquierda radical que pregonan la lucha de clases hace doscientos años, en nuestro país un pequeño grupo quiere imponerlas. Recordamos lo que dijo Abraham Lincoln, decimosexto presidente de los Estados Unidos: “No puedes ayudar a los pobres destruyendo a los ricos. No puedes fortalecer al débil debilitando al fuerte. No se puede promover la fraternidad del hombre incitando el odio de clases. No se puede ayudar a las personas de forma permanente haciendo por ellos lo que ellos pueden y deben hacer por sí mismos.”

Pedro Castillo: “Puedes engañar a todo el mundo algún tiempo. Puedes engañar a algunos todo el tiempo. Pero no puedes engañar a todo el mundo, todo el tiempo”. Abraham Lincoln