Temor en la Casa Blanca por la inflación y el empleo

Las sacudidas están debilitando la confianza del consumidor, aumentando los temores inflacionarios y ayudando a los republicanos a construir su caso contra el presidente Joe Biden y sus planes para renovar la economía con billones en gastos. 

La Reserva Federal también está apostando a que la inflación se enfriará por sí sola. Pero la Casa Blanca no ofrece un cronograma de cuándo se estabilizará la economía.   

La Cámara de Comercio de EE. UU., el poderoso grupo de presión empresarial, está presionando para que se deroguen los pagos especiales por desempleo que fueron la piedra angular de la campaña de Biden. Con 7,5 millones más de personas desempleadas o fuera del mercado laboral en comparación con antes de la pandemia, incluso uno o dos meses más de crecimiento laboral más débil de lo esperado y el aumento de los precios aumentarían la presión sobre Biden y la Reserva Federal. 

Algunos datos preliminares sugieren que el informe de empleo de mayo también podría ser débil. 

Si los trabajadores no aceptan trabajos por cualquier motivo (se ha citado el miedo continuo a las enfermedades, la falta de cuidado de los niños y los beneficios por desempleo más altos de lo habitual), indicaría «una restricción significativa de la oferta», dijeron.