Somos Libres Seámoslo Siempre

Todos sabemos que con estas palabras empieza nuestro himno nacional. Pero no todos saben que la historia de nuestro himno es casi tan accidentada como la historia de nuestra república.

Después de proclamar la Independencia del Perú, el general José de San Martín convocó a un concurso público para elegir la Marcha Nacional del Perú para las tropas peruanas, marcha que después se convertiría en nuestro himno. La convocatoria fue publicada el 7 de Agosto de 1821 y tenía como fecha límite el 18 de septiembre de ese mismo año. Una comisión decidiría cuál sería la Marcha Nacional entre las composiciones presentadas al concurso.

Se presentaron siete composiciones, siendo elegida por el propio San Martín la última presentada, la del compositor afroperuano José Bernardo Alcedo. Ya adoptada la marcha, Alcedo procedió a su orquestación con la letra del poeta José de la Torre Ugarte y la interpretación con la bella voz de la soprano Rosa Merino, la noche del 23 de septiembre de 1821 en el Teatro Segura. Para esta función asistieron San Martín y todos los próceres de la independencia que en ese momento se encontraban en Lima.

¿Qué pensarían ustedes si les comento que en más de una oportunidad hubo propuestas para cambiar las estrofas del Himno Nacional? En 1874 se presentó una solicitud para cambiar la letra del himno, la cual  luego fue rechazada. En 1901 hubo otra intentona de cambio del himno pero luego de poco tiempo la opinión pública reclamó el regreso a la versión original. En 1954 Raúl Porras Barrenechea le pidió a Chabuca Granda una composición para reemplazar la primera estrofa del himno, pero al final nunca fue publicada. Inclusive en el gobierno militar de Velasco se intentó modificar el segundo y tercer párrafo sin mayor éxito.

Tomando como ejemplo la historia de nuestro himno nacional, me pregunto ¿por qué nuestra Constitución no puede correr la misma suerte? Si bien es cierto, todos reconocemos la necesidad de adaptar y mejorar las leyes a medida que evoluciona la sociedad, ¿por qué no podemos tener una continuidad de pensamiento y creemos que con cada gobierno tenemos que cambiar de constitución porque la anterior ya no sirve o pasó de moda?

Con el cuento que el modelo económico “neo liberal” de la constitución de 1993 es el causante de todos nuestros males, los comunistas quieren imponer su ideología creando una realidad basada en sus mentiras. Aquí algunos ejemplos:

Hace unos días, la Contraloría General de la República encontró en los almacenes de CENARES, que depende del MINSA, más de 5 millones de soles en medicamentos que estaban vencidos o por vencer. El portavoz de la contraloría informó que se trataban de medicamentos contra el cáncer (cuando hay gente que se muere de cáncer todos los días); medicamentos contra la malaria y hasta 1,800 unidades de pruebas rápidas para detectar el Covid (si, esas que compró Vizcarra indebidamente).

Los izquierdistas nos quieren hacer creer que es culpa del modelo “neo liberal” que esas medicinas estén vencidas o por vencer y se terminen botando a la basura. Pero eso es mentira. Gracias al modelo económico (mal llamado neo liberal a mi entender) es que el estado peruano tiene el dinero para comprar medicinas, equipos, pruebas covid y vacunas. Si este modelo no funcionaría, el gobierno peruano se encontraría en la bancarrota, pero no es así. Hemos tenido el dinero suficiente para los bonos, las compras de medicamentos y ahora la compra de vacunas. Pero sí es la culpa de la ineficiencia, la mala gestión y la corrupción de las autoridades que no han sabido administrar debidamente los recursos públicos. Los últimos 6 ministros de salud, todos de ideología izquierdista (Zulema Tomás, Elizabeth Hinostroza, Víctor Zamora, Pilar Mazzetti y Oscar Ugarte) son los responsables que los peruanos mueran todos los días por falta de medicinas, por falta de oxígeno, falta de vacunas, así que no me vengan a decir que el modelo neo liberal tiene la culpa, nosotros sabemos quiénes son los verdaderos culpables.

Usemos otro ejemplo. Cuando el candidato Castillo habla de “conversar” con las empresas de luz o telefonía para bajar las tarifas de servicios, que a raíz de la pandemia muchas familias no pueden pagar; sería bueno recordarle que gracias al modelo económico, hoy en día el país tiene un servicio de energía eléctrica las 24 horas del día de manera regular en todas las ciudades del territorio (no como en Venezuela que sufre apagones constantes) y hay más de 30 millones de líneas celulares en el país. Sería bueno recordarle a Castillo que cuando habla de brindar acceso de internet gratis a los estudiantes para que puedan tener clases virtuales, que serán las empresas privadas que han venido al país -gracias al modelo económico- las que facilitarán esas conexiones de internet con el subsidio del estado.

Un último ejemplo que quisiera utilizar es el de las perversas y abusivas AFP, quienes les quitan el dinero a los trabajadores formales mes a mes y lo retienen en sus cuentas, dándoles un rendimiento insignificante hasta el momento de su jubilación a los 65 años. Señores comunistas, les recuerdo, por si no se habían percatado de ello, que gracias al modelo neo liberal que instauró el sistema de AFP hace más de 30 años, que el día de hoy, que vivimos una época de crisis financiera y pérdida de empleos, es que esos peruanos, a los que se les obligó a ahorrar un “alguito” para su jubilación, han tenido el dinero para retirar 17,200 soles la primera vez y ahora 17,600 soles de sus cuentas. Si el modelo no nos hubiera obligado a tener esos ahorros, o bien nos moríamos de hambre o bien el estado hubiera tenido que endeudarse o emitir soles (creando inflación y por consiguiente disminuyendo nuestro poder adquisitivo) para darnos los bonos que tanto nos hubieran hecho falta.

No es una sorpresa entonces, que el “profesor” Castillo no haya tenido planteamientos, propuestas o ideas innovadoras durante el debate del día domingo. Se la pasó hablando del pueblo, la salud como un derecho, la educación como un derecho (ambos ya están claramente establecidos como tal en la actual constitución) y cómo el pueblo tiene que recuperar la soberanía de los recursos naturales (en la actual constitución ya se establece que el Estado tiene soberanía sobre los recursos naturales).

Como decía Margaret Thatcher: “a los socialistas no les gusta que el pueblo pueda escoger libremente, ya que seguramente no escogerán al socialismo”.

Somos libres seámoslo siempre.

 

Sígueme en Twitter en @urilandman para hacer llegar nuestra voz a todo el Perú. Si lo haces, ya seremos dos e iremos sumando.