Percepciones

N.B.1.- Reitero lo que escribí hace poco: “De sangre le viene al galgo tener las orejas largas”. En el Congreso de la República hay cuatro ejemplos de jóvenes que se proyectan como líderes políticos porque lo llevan en la sangre: Patricia Chirinos, Alejandra Tudela, Patricia Jáuregui  y María del Carmen Alva. Dios quiera que sigan saliendo jóvenes así pues el Perú lo necesita con urgencia para evitar que el comunismo incompetente, asesino y abusivo no se entronice en el Perú (costeño y andino como nos ha dividido el tal Cerrón).

N.B.2.- Los comunistas que gobiernan nos han dividido de hecho, mental y estructuralmente en dos países en un mismo territorio, tal cual sucedió con Alemania Oriental (comunista) después de la guerra y como ha quedado en la realidad geopolítica de la península coreana: Corea del Norte (comunista) que vive de prebendas y ayuda alimentaria entregada por China y por ese antro Comunista que es la ONU y sus dependencias entre ellas OMS, UNICEF, OEA, CIDH, etc. y la pequeña potencia mundial al estilo occidental: la República de Corea del Sur.

Si Castillo de Naipes, Cerrón, Evo, Vizcarra, Sagasti y compañía continúan con sus discursos vacíos sobre la realidad peruana sin saber cómo gobernar derecho, las protestas en la costa serán interminables y su gestión gubernativa acabará más pronto de lo planificado en medio de un caos generalizado.

Los comunistas del gobierno tendrán que tomar una decisión al ver que la costa en absoluta mayoría está contra ellos: o morigeran su actuación política, o se verán obligados por sus congéneres, comunistas nacionales / internacionales a llevar su poder político al contrafuerte andino, desde Junín, Jauja, Huancayo hasta Cusco, Puno, Arequipa y Moquegua. El deber de estos comunistas es hablar por una vez en su vida con la verdad y definir sus intenciones como regularmente se hace en las democracias imperfectas como la nuestra y en todas las democracias libres.