Percepciones: EE.UU. a la deriva

El presidente de EEUU Joe Biden representa al partido Demócrata. Su Gobierno está atravesando por un momento muy crítico tanto política como económicamente. La FED busca estabilizar el dólar y el Tesoro espera que se den medidas para no perder más puestos de trabajo, situación empresarial y laboral peligrosa que hace recordar la burbuja financiera de 2008 del Gobierno de Obama.

De hecho, EEUU ya no es la potencia hegemónica mundial que surgió después de la II Guerra (1939-1945). Sigue siendo un gran país, pero en el futuro inmediato deberán crear medidas para evitar un colapso mayor. Hoy en día es una potencia más, como lo es Rusia, China o la Unión Europea.

Los demócratas siempre han manejado la política de una manera que resulta perjudicial para los intereses del país. Este partido político lo fundaron en 1829 los Estados sureños para defender sus intereses respecto al mantenimiento del sistema de esclavitud de personas africanas traídas por el negocio de empresarios negreros que los remataban en la plaza pública en beneficio de los propietarios de fundos agrícolas sureños, mientras en el norte los Estados liberales se ocupaban en industrializar el país y acoger como inmigrantes a los esclavos que escapaban del sur. Aún cuando hasta las décadas de 1950 – 1960 (Kennedy / Martín L. King) subsistió la discriminación racial en EEUU, los africanos preferían vivir en libertad en el norte. En 1854 se fundó el partido Republicano del cual surgió Abraham Lincoln. En 1860 fue elegido como 16 avo. Presidente y de inmediato decretó la libertad de los esclavos y de todo aquel que viviera en los EEUU de cualquier raza. Esto enojó a los propietarios sureños que se unieron en una Confederación de esos Estados declarándole la guerra al Norte, la cual perdieron en 1865 rindiéndose su general Robert Lee ante el norteño Ulysses Grant. De inmediato el Gobierno de Lincoln reunificó el país aun cuando fue asesinado por un sureño. Pocos años después, de las entrañas del partido Demócrata surgió el Ku Klux Klan, el que cometió atrocidades contra los afroamericanos; perduró hasta 1950 – 1960.

Al término de la primera guerra mundial el presidente demócrata W. Wilson exigió escribir el tratado de paz con los alemanes. Lo hizo tan mal que los derrotados fomentaron el ascenso de Hitler debido a que ese tratado hería por todos lados el orgullo alemán.

EEUU tuvo la suerte de tener un gran presidente descendiente de políticos republicanos (Theodore Roosevelt) aunque Franklin D. Roosevelt se presentó con el partido demócrata.

En el siglo 21 (yo diría desde fines del siglo veinte) fue la hecatombe por la influencia de los izquierdistas Clinton y Obama que destruyeron puestos de trabajo, hicieron planes económicos (Obamacare) gratuitos y endeudaron al país por US$ 3 mil trillones, deuda que el presidente republicano Trump bajó a la mitad y creó un millón de puestos de trabajo para una población de 320 millones de habitantes, deuda que ha vuelto a incrementarse con Biden. Se han perdido puestos de trabajo por la pandemia y la mala conducción política.

En las elecciones de 2024 se verá si EEUU vuelve por sus fueros o si se hundirá en el olvido.