Consumo, inversión y crecimiento económico

En el análisis de los cambios en la actividad económica, hay que centrarse en las interacciones de la producción, los ingresos, rentas, y, en la demanda de bienes y servicios. Cambios en la demanda de bienes incide en los niveles de producción, al experimentarse variaciones en la producción, estos influyen en los niveles de ingreso y renta. Como en un círculo virtuoso al variar positivamente los niveles de renta a su vez incide en la demanda, es decir los consumidores gastan en lo que necesitan o aumentan su gasto en otros bienes, que a su vez eleva las ventas, lo cual a su vez puede impulsar el aumento del empleo. Así, la demanda, consumo e inversión, juega papel importante para el crecimiento económico, del producto y a la vez del empleo.

En el consumo actúan varios factores, el principal de ellos es el ingreso o la renta de los agentes económicos, especialmente el ingreso disponible libre de impuestos y añadido en las transferencias públicas. Cuando aumenta el ingreso disponible los agentes económicos, familias y productores, compran más y cuando disminuye compran menos, por tanto, la demanda es decisiva para el crecimiento del PBI.

Así mismo, la inversión, que es una variable exógena, que a diferencia del consumo que demanda bienes que incentivan la producción. La inversión está muy ligada al fortalecimiento del capital, maquinaria, equipos, infraestructura, tecnología, que no sólo permiten el crecimiento de la producción, sino que a su vez tienen un impacto positivo en la mayor demanda de empleo, la inversión pública y especialmente la inversión privada, son los motores del crecimiento económico, lo que buscan todos los países, generando más bienes y servicios, empleo, ingresos y rentas y por tanto mayor demanda, así funciona la economía. Ya sabemos que debemos incentivar. 

Así funciona la macroeconomía peruana y de todos los países, la demanda juega rol fundamental en la economía, no sólo nos referimos al consumo privado sino también a los gastos de consumo del gobierno, la inversión pública y privada, así como al balance de nuestro sector externo.                    

Muy bien, ¿cómo se ha comportado la macroeconomía peruana en la actualidad?, considerando las cifras al primer semestre del año.[1] Podemos decir que la Demanda Interna creció en forma muy importante, en comparación con el año pasado, que, como se conoce, por efectos de la pandemia y el confinamiento, tuvimos un año bastante deprimido.  La demanda interna creció en 23,5% y las exportaciones en 17,6%, claro, hay que precisar que el año 2020, en el primer semestre la demanda interna disminuyó en -16,0%, con caídas del consumo final privado de -12,2% y de la inversión total en -34,0%, tanto pública como privada.

Este año 2021, se registra un crecimiento importante en el consumo final privado en 15,2%, el consumo del gobierno en 10,6%, y un aumento de la inversión total en 74,2%, con un impulso de la inversión pública en 95,0% y de la inversión privada en 68,4%. Como se aprecia en los primeros seis meses del año se manifiesta una importante recuperación de la economía, que se estima pueda consolidarse un comportamiento positivo a lo largo de todo el año.          

Así mismo, en el primer semestre del año 2021, el Producto Bruto Interno (PBI) a precios constantes de 2007, registró un crecimiento de 20,9%, explicado por el dinamismo de la demanda interna sustentada principalmente en el incremento del consumo de las familias y de la inversión bruta fija. Impulsaron el crecimiento económico, la reapertura de las actividades económicas, la flexibilización a las restricciones a la movilización social, así como, el proceso de vacunación contra la COVID – 19.

Es importante destacar el efecto estadístico de la recuperación al compararse con similar semestre del año anterior, en que la economía cayó notablemente debido a las restricciones adoptadas para hacer frente a la pandemia. El gasto de consumo de las familias creció por el incremento del empleo y el ingreso total real de los trabajadores. El consumo final del gobierno apalancó el crecimiento por el mayor gasto en salud pública, administración pública, defensa y educación pública. La inversión bruta fija se incrementó por la mayor ejecución de obras de construcción y adquisiciones en maquinaria y equipo.

Así vamos, en el primer semestre del año recuperando ampliamente el consumo y la inversión, motores del crecimiento económico. Sin perder de vista el mediano plazo donde el comportamiento de estas variables jugará rol gravitante.  

[1] INEI Informe Técnico Producto Bruto Interno Trimestral, junio 2021. Lima, agosto 2021.