Funcionarios Fed hicieron transacciones personales

El presidente de la Fed de Dallas, Robert Kaplan, y el presidente de la Fed de Boston, Eric Rosengren, realizaron intercambios frecuentes o sustanciales en 2020, informaron el Wall Street Journal y Bloomberg a principios de la semana pasada. 

El jueves, Kaplan y Rosengren dijeron en declaraciones separadas que sus operaciones cumplían con las reglas de ética de la Fed. También dijeron que cambiarían sus prácticas de inversión para abordar “incluso la apariencia de cualquier conflicto de intereses” y venderían todas las tenencias de acciones individuales antes del 30 de septiembre. 

Si bien las operaciones están permitidas según las pautas de ética de la Fed, su divulgación llevó a observadores y a un legislador a señalar posibles conflictos de intereses. 

Documentos mostraron que Kaplan compró y vendió al menos US$ 18 millones en acciones en 2020 en transacciones que fueron revisadas por el abogado general de la Fed de Dallas, dijo el portavoz de la Fed de Dallas, James Hoard. 

Rosengren, quien ha compartido públicamente sus preocupaciones sobre posible sobrevaloración en el sector de bienes raíces comerciales, tenía participaciones en cuatro fideicomisos de inversión inmobiliaria, destaca un informe de Bloomberg. 

Los funcionarios de la Fed están sujetos a restricciones específicas, como no negociar durante el “período de bloqueo” alrededor de cada reunión de la Fed cuando se distribuye información sensible, no tener acciones en bancos o fondos mutuos  en el sector financiero y no revender valores dentro de los 30 días de compra. “Un empleado debe evitar cualquier situación que pueda dar lugar a un conflicto de intereses real o incluso la apariencia de un conflicto de intereses”, establece el código. Aquellos con acceso a la información que mueve el mercado “deben evitar participar en cualquier transacción financiera que pueda crear la apariencia de actuar en base a información privilegiada”, dice. 

¿FALLARON LAS REGLAS? 

El 2020 fue un año emblemático para la Fed en el que cruzó las “líneas rojas” para garantizar que los mercados financieros siguieran funcionando. En rápida respuesta a la pandemia, los responsables de la formulación de políticas de la Fed en marzo redujeron drásticamente las tasas de interés a casi cero y lanzaron programas destinados a mantener los mercados de bonos del Tesoro, valores respaldados por hipotecas y bonos corporativos. La rápida acción de la Fed fue para evitar un colapso mayor del mercado financiero. Algunos observadores de la Fed dicen que puede ser el momento de revisar las reglas. “Esta es una prueba más de que la supervisión de los presidentes de los bancos regionales de la Reserva Federal está rota”, dijo un investigador principal de Brookings Institution. “No sé si es una falla en hacer cumplir las reglas, o una falla en las reglas”, añadió. 

La senadora estadounidense Elizabeth Warren, una de las críticas de la Fed en regulación financiera, dijo que los funcionarios de la Fed no deberían poder comerciar: “los miembros del Congreso y los altos funcionarios del gobierno no deberían poder comerciar o poseer acciones”, publicó Warren en Twitter el viernes.